La fatiga de la hepatitis C podría ser secundaria a alteraciones cerebrales

1485

Voltar

La fatiga es un síntoma frecuente en pacientes con hepatitis C. Se ha propuesto, al igual que en el síndrome de fatiga crónica, que ésta podría ser la manifestación de una encefalitis leve. Se han observado signos compatibles con infección activa por el virus de la hepatitis C (HCV) en el tejido cerebral. Además, existen estudios que muestran alteraciones en el electroencefalograma y en la espectroscopia por resonancia magnética en algunos pacientes con hepatitis C. Sin embargo, se desconoce la importancia que pueden tener las alteraciones cerebrales en el desarrollo de sintomatología clínica.

Un estudio realizado en Alemania ha investigado la presencia de alteraciones cerebrales en pacientes con hepatitis C. Para ello se han comparado los resultados de pruebas neuropsicológicas, espectroscopia por resonancia magnética y electroencefalograma de pacientes con hepatitis C con o sin fatiga, definida por la escala FIS (n= 15 en cada grupo).

Un grupo de 15 controles sanos sirvió de referencia. Los autores encontraron evidencias de alteraciones de la atención y la función ejecutiva en los pacientes con hepatitis C. Además, éstos se quejaron de ansiedad, depresión y peor calidad de vida. Estas diferencias fueron más acusadas en los pacientes con un grado de fatiga elevado. La resonancia magnética mostró una disminución de N-acetilaspartato y el electroencefalograma, un enlentecimiento cerebral en el 25%. No se observó ninguna relación con el grado de fatiga.

Los resultados de este estudio indican que existen signos compatibles con una alteración cerebral en los pacientes con hepatitis C. No obstante, es difícil aclarar el origen de estas manifestaciones. Asimismo, no es posible conocer la importancia de las mismas en el origen de síntomas como la fatiga. Los datos de este estudio son interesantes, pero no concluyentes. Será importante conocer los efectos de la erradicación del virus de la hepatitis C sobre las manifestaciones cerebrales. La corrección de estas alteraciones, junto con la fatiga, después del tratamiento serían un argumento importante para respaldar la relación entre la fatiga y una posible encefalitis por el virus de la hepatitis C.

Fuente:
Weissenborn, K. y cols. J Hepatology 2004; 41(5): 845-851

Mi comentario:

Mas un argumento que la Sociedad Brasileña de Hepatología debería considerar ya que su concepto de “hepatopatia grave” es una das mayores aberraciones científicas, una vergüenza para la clase médica brasileña.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar