Gravedad de la hepatitis aguda A durante la gestación

3042

Voltar

La hepatitis A es la causa más frecuente de hepatitis aguda. Es la responsable de 1,4 millones de casos anuales en los países occidentales. Suele considerarse una enfermedad que afecta a la infancia, pero debido a la mejoría de las condiciones socioeconómicas y a los programas de vacunación, se ha incrementado la edad media del diagnóstico.

En la edad adulta, la hepatitis aguda A tiene un mayor riesgo, ya que puede evolucionar más frecuentemente a hepatitis fulminante. La infección en mujeres gestantes podría ser perjudicial para la madre y el feto, pero los datos disponibles son escasos.

Un estudio llevado a cabo en Israel ha investigado los efectos de la hepatitis aguda A en un grupo de 13 pacientes que sufrieron la enfermedad en el segundo o tercer trimestre de la gestación. Este grupo fue identificado a partir de un análisis retrospectivo de las historias de 79.458 mujeres gestantes atendidas en un mismo centro en un período de 25 años. Se observó una elevada frecuencia de complicaciones de la gestación (69%) en las 13 pacientes que sufrieron una hepatitis A. Estas complicaciones incluyeron contracciones prematuras, desprendimiento de la placenta, rotura prematura de membranas y hemorragia vaginal. Debido a ello, el parto se adelantó en ocho pacientes (la media de presentación se situó en la semana 34). Tres de los nacimientos presentaron complicaciones. El peso medio de los recién nacidos de madres con hepatitis aguda A fue menor (1.778 g frente a 3.040 g).

Aunque la incidencia de hepatitis aguda A en el embarazo es baja, los resultados de este estudio indican que esta infección puede tener consecuencias importantes para la salud de la madre y el feto. Los autores destacan las similitudes entre la hepatitis aguda A y E, por lo que proponen que las consecuencias en la gestación de la hepatitis A podrían ser similares a las de la hepatitis E. Afortunadamente, a diferencia de lo descrito en la hepatitis E, en este estudio la recuperación de las madres y los recién nacidos fue completa y sin secuelas.

Por ello, los autores proponen determinar el estado de la serología de la hepatitis A en la primera visita de la gestación y proceder a vacunar a las madres si ésta es negativa.

Fuente: E. Elinav y otros – Gastroenterology 2006; 130: 1129-1134.

MI COMENTARIO

Todas las mujeres que tengan la intención de embarazar deberían realizar pruebas para la hepatitis A y si no se encuentran anticuerpos deben recibir la vacuna.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar