Icterícia

2100

Voltar

La ictericia es un síntoma de otros problemas existentes no organismo los cuales tienen sus propias estrategias de prevención y, para realizar un tratamiento adecuado es preciso un diagnostico correcto realizado por un médico, el cual estará realizando un examen físico y preguntará sobre la historia clínica del paciente.

Podrán ser solicitados exámenes que comprenden: Bilirrubina en el suero sanguíneo; Pruebas de función hepática y colesterol; Tiempo de protrombina; Conteo sanguíneo completo; Ultrasonido del abdomen; Biopsia del hígado; Urobilinógeno en las heces y en la orina.

La icterícia es identificada por la coloración amarillenta de la piel, de las membranas mucosas o de los ojos. El pigmento amarillo proviene de la bilirrubina, un subproducto de los glóbulos rojos. La ictericia puede ser causada por la presencia de demasiados glóbulos rojos fuera de circulación, por el hígado sobrecargado o dañado o por la incapacidad para movilizar la bilirrubina procesada desde el hígado a través del tracto biliar hasta los intestinos.

La mayoría de los bebés presentan bilirrubina durante la primera semana de vida. Los hígados de los bebés a menudo no están preparados para esa carga. Antes de ingerir la leche materna y de que comiencen las deposiciones en serio, la bilirrubina se acumula más fácilmente. La ictericia es incluso más común en bebés prematuros.

La ictericia fisiológica es el nombre para la ictericia normal (frecuente nos bebés) mientras que la ictericia patológica es el nombre dado cuando esta condición presenta un riesgo para la salud, ya sea debido a su grado o a su causa y se origina por muchas razones, incluyendo incompatibilidades sanguíneas, enfermedades de la sangre, síndromes genéticos, hepatitis, cirrosis, obstrucciones del conducto biliar, otras enfermedades hepáticas, infecciones o medicamentos.

El síndrome de Gilbert es un trastorno hereditario benigno en el cual se presenta ictericia leve y es causado por niveles bajos de algunas enzimas procesadoras de bilirrubina en el hígado y que no requiere tratamiento.

La piel puede adquirir una tonalidad de amarillo a anaranjado cuando se consume demasiado betacaroteno, el pigmento naranja que existe en las zanahorias. Cuando esto acontece el fondo de los ojos permanece blanco, mientras que las personas con ictericia verdadera a menudo tienen una coloración amarillenta en sus ojos.

Las causas de la ictericia en los adultos puede ser causada por:

– Anemia hemolítica;

– Cáncer del páncreas;

– Cirrosis biliar primaria;

– Colestasis inducida por medicamentos (acumulación de la bilis en la vesícula biliar a causa de los efectos de los medicamentos);

– Colestasis intrahepática del embarazo (acumulación de la bilis en la vesícula biliar, debido a la presión abdominal que se presenta con el embarazo);

– Enfermedad hepática alcohólica (cirrosis alcohólica); – Estenosis biliar;

– Hepatitis activa crónica;

– Hepatitis autoinmune;

– Hepatitis inducida por medicamentos (hepatitis provocada por medicamentos como sulfato de eritromicina, antidepresivos, anticancerígenos, Aldomet, rifampicina, esteroides, clorpropamida, tolbutamida, anticonceptivos orales, testosterona y propiltiouracilo);

– Hepatitis viral (hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C, hepatitis D y hepatitis E);

– Ictericia hepatocelular isquémica (ictericia ocasionada por el flujo inadecuado de oxígeno o de sangre al hígado);

– Malaria;

– Obstrucción de los conductos biliares provocada por infección;

– Trastornos congénitos que causan problemas para el procesamiento de la bilirrubina (síndrome de Gilbert, síndrome de Dubin-Johnson, síndrome de Rotor o síndromes de Crigler Najjar);

– Tumores o cálculos.

Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento para la ictericia, se debe diagnosticar la causa y seguir la terapia prescrita para tratar la causa subyacente.

TODOS los tipos ictericia en bebés, niños o adultos deben ser sometidos a una evaluación médica y SIEMPRE se debe acudir al médico si se presenta esta afección.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar