¡Pobres pacientes!

1059

Voltar

Estudio realizado en Estados Unidos por un equipo comandado por el Dr. J.K. Lim (M1236. Digestive Disease Week 2005. May 14-18, 2005) en el cual fueron entrevistados 251 médicos residentes de atención primaria de ocho centros médicos reveló datos alarmantes sobre el conocimiento de la Hepatitis C.

Los resultados muestran que solamente 36,7% de los médicos habían pedido la realización de un PCR para confirmar un resultado ANTI-HCV positivo; que solamente 36,7% de los médicos habían solicitado el examen de genotipo para los pacientes con PCR positivo; que 61,4% de ellos aconsejaron pacientes con Hepatitis C para aplicar la vacuna de la Hepatitis A y solamente 36,7% recomendaron la vacunación contra la Hepatitis B.

Todavía, solamente 59,8% de los pacientes con antecedentes de haber recibido una transfusión de sangre recibieron la indicación de testar la Hepatitis C, que solamente 26,7% de pacientes que informaban utilizar cocaína inhalada recibieron la indicación de realizar la detección.

Lo más preocupante de los resultados es que 20,3% de los médicos residentes informaron que ellos habían vacunado sus pacientes contra la Hepatitis C (vacuna ésta que no existe). Concluyendo, los pesquisidores alertan sobre el bajo nivel de conocimiento de los médicos residentes con relación a Hepatitis C.

Considero el resultado de esta pesquisa muy importante y debe servir de alerta a los responsables por la salud de la población ya que la mayoría de los infectados con la Hepatitis C aún no fueron diagnosticados y que para que eso pueda acontecer es necesario que los médicos de atención primaria tengan una mejor formación y conocimiento con relación a la enfermedad.

EJEMPLO NÚMERO 2

Un otro estudio investigó el impacto positivo que la divulgación de la enfermedad y de los conocimientos de la Hepatitis C podrá tener en la atención a los infectados por la enfermedad cuando atendidos por un médico de atención primaria. El estudio fue realizado por un equipo coordenado por el Dr. A Daniel y presentada como póster en el DDW-2006.

El resultado también fue alarmante. Solamente 1% de los pacientes que procuran un centro de atención primaria habían sido preguntados sobre la posibilidad del paciente hacer parte de una población con riesgo de estar infectado con la Hepatitis C, como ser, el hecho de haber recibido transfusión, usar drogas inyectables, etc. y, que solamente 16% de los tests de detección solicitados tenían como base cualquiera uno de los factores de riesgo de infección.

También fue constatado que una elevada proporción de ellos desconocía los factores de riesgo de transmisión, las pruebas necesarias para diagnosticar la Hepatitis C y la eficacia del tratamiento. 62% de los médicos no habían solicitado una única prueba de detección en los últimos 12 meses y solamente 56% informaron haber solicitado la detección a pacientes de alto riesgo. Solamente 42% de los médicos de atención primaria tenían conocimiento de la eficacia del tratamiento.

En la práctica profesional fue observado que solamente 0,4% de los pacientes fueron preguntados sobre posibles factores de riesgo. En un 0,1% de los pacientes fue reconocido algún factor de riesgo y en el total de servicios la prueba de detección de la Hepatitis C solamente fue solicitada a 0,1% de los pacientes atendidos.

Desde esta constatación fue aplicado en 30 de estos médicos un trabajo con duración de ocho semanas se utilizando material educativo, gráficos, mensajes de correo electrónico semanales, dos exposiciones informativas y la publicación de artículos en dos revistas medicas. Un otro grupo de médicos utilizado como grupo control no recibió ninguna información durante el mismo período.

En la entrevista inicial fue constatado que los médicos de atención primaria no tenían la debida confianza profesional para diagnosticar o aconsejar (menos aún tratar) pacientes de Hepatitis C. Al final de las ocho semanas fue aplicado el mismo cuestionario anterior siendo constatada una mejora con relación al conocimiento de los médicos con relación a identificar factores de riesgo de infección. Fue observado que la confianza profesional había aumentado en la relación con los pacientes y que la calidad de la información suministrada era adecuada.

Durante el período de las ocho semanas del estudio el número de diagnósticos fue cinco veces superior. Después a ocho semanas 80% de los médicos realizaban la prueba de detección, contra 0,1% antes del entrenamiento.

Concluyen los autores que en ocho semanas de educación e información sobre la Hepatitis C los médicos residentes de atención primaria consiguen modificar su conducta frente los pacientes mejorando la práctica profesional.

MI COMENTARIO:

Los dos estudios arriba fueron realizados en Estados Unidos y muestran que en un país donde la medicina es avanzada el desconocimiento de los médicos de atención primaria sobre la hepatitis C es prácticamente total. Ni siquiera podemos imaginar qué pasa en los países del llamado tercer mundo, donde los gobiernos esconden y censuran toda y cualquier información sobre la Hepatitis C.

El resultado al comparar éstos dos estudios nos lleva a la conclusión que sociedades médicas, asociaciones de pacientes y fabricantes de medicamentos deben centrar la divulgación de informaciones en los médicos de atención primaria, suministrando informaciones sobre la enfermedad y sobre la necesidad de solicitar la prueba de detección a todos aquéllos que pueden ser considerados en uno de los grupos de riesgo de infección por la hepatitis C.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar