Conociendo la Hepatitis A

1733

Voltar

La Hepatitis A es considerada una enfermedad benigna no evolucionando para una Hepatitis crónica ni para el cáncer de hígado.

Ocurre más por causa de falta de infraestructura y saneamiento básico (agua tratada y cloacas). La Hepatitis A solamente se adquiere una vez en la vida y una vez infectado el individuo adquiere inmunidad permanente para la enfermedad.

La transmisión acontece por vía fecal-oral a través de ingestión de agua y alimentos infectados por heces de enfermos, por contacto con un enfermo y también sexualmente.

En los niños con menos de seis años de edad la infección raramente produce cualquier síntoma (asintomática). Solamente unos 30% de los casos pueden presentar síntomas.

Los síntomas son semejantes a los de una gripe, pudiendo presentar cansancio intenso; cefalalgia; dolores en las articulaciones; fiebre; vómitos y náuseas; poca voluntad de alimentarse en especial con repugnancia a alimentos grasos y al cigarrillo.

La orina podrá quedar con un color oscuro, las heces emblanquecidas, la piel y principalmente el blanco de los ojos se ponen amarillentos (ictericia), pudiendo causar picazón en la piel y sentir un dolor abdominal del lado derecho del abdomen que al ser palpado en la región del hígado causa dolor.

Un examen de sangre llamado ANTI-HAV-IgM con resultado positivo indica la presencia de la infección. Después de la cura será detectado el anticuerpo HAV-IgC. En la fase de la infección activa las transaminasas se presentan elevadas, en general en valores tres veces superiores al valor máximo.

La duración del tratamiento generalmente es de 4 semanas, hasta que las aminotransferasas vuelvan a la normalización, y aparezca la presencia del marcador sorológico Anti-HAV IgC. El tratamiento objetiva prevenir futuras lesiones al hígado y favorecer la regeneración de las células hepáticas, en general mediante el reposo del paciente.

El tratamiento no utiliza medicamentos o antibióticos, quiénes son ineficaces contra la Hepatitis A siendo necesario que los infectados después el tratamiento sigan las recomendaciones médicas, caso contrario muy probablemente tendrán una recaída de la enfermedad. El reposo es recomendado, no haciendo esfuerzos físicos.

El aislamiento domiciliar durante el tratamiento es recomendado. En la Hepatitis A es necesario separar por precaución platos, cubiertos y vasos de uso diario, ropas de cama, mamaderas. La abstinencia sexual, principalmente durante la fase aguda de la enfermedad debe ser rigurosamente seguida.

Es recomendada una alimentación rica en hidratos de carbono (arroz, pastas, bizcochos y dulces), porque suministran calorías sin exigir mucho trabajo del hígado, las grasas deben ser evitadas para permitir el descanso de las células hepáticas. Carnes huevos y leche pueden ser consumidos normalmente. La ingestión de bebidas alcohólicas por 6 meses después de la infección es totalmente prohibida.

Estos cuidados son necesarios porque si no se consigue la cura completa de la Hepatitis A podrá progresar para formas prolongadas, por más de seis meses.

Principalmente en adultos, con una incidencia muy baja, puede se presentar la forma fulminante pudiendo presentar complicaciones con hemorragia de múltiples órganos, principalmente el cerebro y pulmones, y la septicemia.

Existe vacuna para la Hepatitis A. Deben ser aplicadas dos dosis con intervalo de treinta días. Portadores de las hepatitis B o C que no tengan anticuerpos contra la Hepatitis A deben ser vacunados para prevenir una infección con la Hepatitis A.

Entre las medidas preventivas se recomienda lavar las manos con agua y jabón después de ir al baño, consumir preferentemente alimentos cocidos, beber agua tratada, evitar alimentos de vendedores ambulantes o preparados en locales sin higiene y evitar ostras y mariscos crudos.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar