¿Después del diagnóstico a quien procurar para cuidar de la situación?

1013

Voltar

El diagnostico de la infección por la hepatitis C es crucial con relación a la estrategia que será seguida a partir de ese momento en el seguimiento o tratamiento del paciente, crucial porque en función de la gravedad del daño en el hígado la conducta médica será totalmente diferente en cada caso especifico. Felizmente el tratamiento actual logra curar una parte significativa de los infectados, pero el grado de progresión de la enfermedad en el momento del diagnostico es probablemente el principal factor que vaya a determinar la mayor, o menor posibilidad de suceso con el tratamiento dentro de cada genotipo.

La respuesta terapéutica conseguida en los últimos años aumentó considerablemente, en parte debido a medicamentos más eficaces, y también en gran parte por la mayor experiencia y conocimiento por parte de los médicos especializados, quiénes logran mejor administrar los medicamentos, controlar los efectos secundarios y hasta indicar tratamientos individuales, específicos para cada paciente. Este tipo de cuidados solamente puede ser realizado por especialistas en enfermedades hepáticas o con experiencia en el tratamiento de la hepatitis.

Las especialidades médicas en la área de la Hepatología, de la Gastroenterología y de la Infectología son las tres indicadas, sin embargo, no es solamente la especialidad y sí la actualización profesional del médico que es fundamental, ya que prácticamente todos los días surgen nuevas informaciones sobre investigaciones, medicamentos y terapias con relación a la hepatitis C. Un profesional que no frecuente cursos y congresos de forma permanente se quedará desinformado en pocos meses. Actualmente en las hepatitis B y C es obligatoria la educación médica continuada para estar condiciones de indicar lo mejor a los pacientes.

El diagnóstico puede causar preocupación, depresión, temor, indiferencia y muchas otras situaciones en el paciente. Cada uno reacciona de forma diferente ante una noticia que generalmente coloca el individuo frente al desconocido. En este momento el “agraciado” con el diagnostico tendrá una inmensidad de dudas y preguntas sobre su pronostico, la progresión de la enfermedad, las formas de transmisión, los cuidados a tomar, las posibilidades de cura, etc. etc.. Es en este punto que el conocimiento del médico es importante para poder otorgar las respuestas precisas, necesitando para tal tiempo y paciencia para responder al paciente.

Acontece que el tiempo de una consulta siempre será pequeño para tantas dudas, así, algunos médicos intentan dedicar mayor tiempo de consulta en el día del diagnóstico, pero eso no siempre es posible, principalmente en los hospitales públicos. La mayoría de los médicos indican a los pacientes algún grupo de apoyo o indican páginas del Internet donde podrán encontrar respuestas a las principales dudas.

La falta de respuestas, de atención o de dialogo entre médico y paciente resulta en una interpretación negativa para el paciente. Es común oír relatos que hablan en médicos que atienden con desinterés, apresurados, de forma incompetente y por ahí afuera. Situación esta nada buena ni para el paciente ni para el médico. El médico no puede olvidar que estudios demuestran que hasta 40% de los infectados con la hepatitis C presentan desórdenes psiquiátricos o disturbios en el humor, motivo por el cual se trata de pacientes muy especiales en la forma como debe ser encarado lo dialogo.

Cabe entonces al paciente procurar aquel médico que despertó cierta “empatía”, que dio al paciente una confianza que solamente amigos pueden otorgar. La especialidad poco importa, puede ser un infectólogo, un gastroenterologista o un hepatologista, pero lo importante es que él sea experimentado, actualizado y “con una buena conversa”, que comprenda al paciente y, que desde ese momento se forme una buena relación médico paciente.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar