Interpretando las pruebas diagnósticas en las hepatitis A, B y C

119445

Voltar

Como son muchas las dudas de quien recibe el resultado de las pruebas de detección de las hepatitis en este artículo intentaré explicar con palabras simples (sin “mediques“) la interpretación de cada examen, pero solamente para servir de simple orientación, ya que la interpretación definitiva deberá siempre ser realizada por un médico. ¡No utilice informaciones para auto-interpretación o auto-diagnostico!


Hepatitis A

Son dos las pruebas de sangre que deben ser utilizados para diagnosticar la hepatitis A.

El ANTI-HAV IgM cuando positivo indica que la persona está recientemente infectada, lo que es llamado de infección aguda.

El ANTI-HAV IgG cuando positivo indica que la persona tuvo contacto con el virus de la hepatitis A y que curó espontáneamente la enfermedad. Cuando positivo indica que la persona presenta inmunidad. Esa inmunidad puede ser ocasionada por la vacuna o por una infección ya curada. El resultado positivo irá a permanecer por toda la vida.

Para auxiliar en la interpretación de los resultados en la hepatitis A observe el siguiente:

– Si los resultados del ANTI-HAV IgG y el ANTI-HAV IgM presentan resultados positivos el resultado indica una infección aguda (reciente);

– Si el resultado del ANTI-HAV IgG es positivo y el ANTI-HAV IgM presenta un resultado negativo, el individuo curó de una infección pasada o recibió la vacuna, presentando inmunidad;

– Si los resultados del ANTI-HAV IgG y el ANTI-HAV IgM presentan resultados negativos el resultado indica que el individuo nunca tuvo contacto con la hepatitis A ni presenta inmunidad por la vacuna, siendo por tanto susceptible a tener la enfermedad caso tenga contacto con el virus. En estos casos es recomendable aplicar la vacuna para prevenir la hepatitis A.


Hepatitis B

La interpretación de las pruebas para diagnosticar la hepatitis B es altamente complicada y hasta médicos no especialistas en la enfermedad pueden se confundir con los resultados. Voy a explicar lo que cada resultado de cada antígeno del virus interpreta, pero solamente para servir como conocimiento general. Nunca intente llegar a cualquier conclusión por su cuenta y presente siempre los resultados a un médico especialista.

Los dos primeros marcadores utilizados para el diagnostico de la hepatitis B son el HbsAg y el ANTI-HBc TOTAL.

El antígeno HbsAg surge después de acontecer la infección, entre 30 y 45 días. Puede permanecer detectable por hasta 120 días y se encuentra presente en las infecciones agudas y crónicas.

El antícuerpo Anti-HBc indica que el individuo tuvo contacto con el virus y el resultado positivo va a permanecer por toda la vida, estén ellos curados o continúen infectados de forma crónica.

Ésos dos marcadores deben ser interpretados por el médico para continuar con la estrategia diagnostica. Nunca deben ser solicitados todas las pruebas al mismo tiempo, pues representa un desperdicio muy grande de recursos.

Para auxiliar en la interpretación de los resultados en la hepatitis B observe lo siguiente:

– Si el resultado del HbsAg es positivo y el Anti-HBc presenta un resultado negativo, el individuo fue recientemente infectado (fase aguda), así, como puede se tratar de un resultado falso positivo, motivo por el cual se recomienda repetir las dos pruebas después de 15 días.

– Si los resultados del HbsAg y el Anti-HBc presentan resultados positivos el resultado puede indicar una infección aguda (reciente) o que ya la enfermedad se encuentra establecida en la forma crónica (enfermedad existente por más de seis meses). El médico va a solicitar un examen llamado ANTI-HBc IgM para diferenciar el estado de la infección.

– Si el resultado del HbsAg es negativo y el Anti-HBc presenta un resultado positivo, puede indicar que el individuo fue infectado recientemente y se encuentra en la llamada ventana inmunológica (primeros días después del contagio cuando todavía no se presentan anticuerpos detectables) o, también, puede ser un resultado falso positivo, o se tratar de un paciente que curó la enfermedad espontáneamente. El médico va a solicitar un examen llamado ANTI-HBs para diferenciar el estado en que se encuentra el paciente.

– Si los resultados del HbsAg y el Anti-HBc presentan resultados negativos el resultado indica que el individuo no está infectado.

Cuadro de interpretación de los resultados para el diagnostico de la hepatitis B:

HBsAg
Anti-HBs
Anti-Hbc (total)
Anti-HBc IgM
HBeAg
Anti-HBe
HBV DNA
Interpretación
+
+
+
+
+
primera fase de infección aguda
+
+
+
+
segunda fase de la infección aguda
+
+
+
tercera fase de la infección aguda
+
+
+ ou –
Recuperación con inmunidad
+
Inmunizado por vacunación
+
+
+
+
Infección crónica con replicación activa
+
+
+
Infección crónica en la fase inactiva
+
+
+
+
Infección crónica con replicación activa
+
+ ou –
Recuperación, Falso resultado positivo, o infección Crónica
Susceptible – Recomendada La vacunación

 

Breve descripción de los marcadores utilizados en el diagnostico:

Anti-HBc IgM (anticuerpos de la clase IgM contra el antígeno del núcleo del HBV) – es un marcador utilizado para confirmar el diagnóstico de la hepatitis B aguda (recientemente acontecida), pudiendo persistir por hasta 6 meses después del inicio de la infección.

Anti-HBs (anticuerpos contra el antígeno de superficie del HBV) – indica inmunidad, indicando que el individuo está protegido contra una nueva infección. Es detectado generalmente entre 1 y 10 semanas después de la desaparecer el HbsAg e indica buen pronóstico. Cuando encontrado aisladamente con todos los otros marcadores negativos indica que el individuo fue vacunado.

HbeAg (antígeno “e” del HBV) – un resultado positivo indica que existe replicación viral y, por lo tanto, un paciente que transmite la enfermedad. Está presente en la fase aguda, surge después del aparecimiento del HbsAg y puede permanecer por hasta 10 semanas. En la hepatitis B crónica, la presencia del HbeAg indica replicación viral y actividad de la enfermedad (mayor probabilidad de evolución para cirrosis).

Anti-HBe (anticuerpo contra el antígeno “e” del HBV) – marcador que indica un buen pronóstico en la fase aguda de la hepatitis B. La seroconversión HbeAg para anti-HBe indica alta probabilidad de cura en los casos agudos (o sea, probablemente el individuo no va a se tornar un portador crónico del virus). En los casos de pacientes con hepatitis B crónica la presencia del Anti-HBe indica ausencia de replicación del virus, o sea, menor actividad de la enfermedad, siendo un pronostico de menor posibilidad de desarrollo de cirrosis.

HBV ADN es lo que conocemos como carga viral. Diagnostica la circulación del virus en el organismo, siendo considerado el mejor marcador existente para acompañar pacientes infectados crónicamente con la hepatitis B. Es utilizado para recomendar el tratamiento, para acompañar la resistencia viral a los medicamentos y para pronosticar la progresión de la enfermedad.


Hepatitis C

El diagnóstico de la hepatitis C es muy fácil de ser interpretado. Todo individuo que tuvo contacto con el virus va a presentar por toda su vida un resultado positivo a la prueba llamada ANTI-HCV. Este examen no debe ser realizado varias veces, pues siempre va a aparecer con un resultado positivo, pero el ANTI-HCV no indica si a hepatitis C fue curada o si ella permanece.

La llamada ventana inmunológica para que pueda ser detectado el anticuerpo del virus C demora hasta 120 días, así, en casos de infección aguda este examen puede dar un resultado negativo. En la sospecha de casos agudos es siempre recomendable la realización del PRC/RNA/HCV, por presentar una ventana inmunológica menor, inferior a dos semanas.

Todos los casos positivos del ANTI-HCV deben ser confirmados mediante la realización de una prueba llamada PRC/RNA/HCV CUALITATIVO, por ser éste el examen que detecta el propio virus circulando en la sangre. Un resultado positivo indica que el individuo se encuentra infectado con la hepatitis C. Si la infección aconteció hace más de seis meses el paciente es considerado crónico. Un resultado negativo para el PRC/RAHN/HCV juntamente a un resultado positivo para el ANTI-HCV indica que el individuo curó la hepatitis C espontáneamente (acontece en aproximadamente 15% de los casos) o por el tratamiento con interferón y ribavirina.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar