Diagnóstico precoz es el primer paso para enfrentar las hepatitis virales

1133

Voltar

Estudios comprueban que portadores no diagnosticados de los virus B y C de la hepatitis presentan una expectativa de vida de apenas 56 años

Así como el virus del SIDA, los virus de las hepatitis B y C son transmitidos por personas, por el contacto con sangre infectada, y aún, en el caso de la hepatitis B, por relación sexual y de madre para hijo durante el parto. De la misma forma que el HIV, los virus B y C de la hepatitis pueden ser fatales, si no diagnosticados luego y tratados. Estudios comprueban que portadores de ésos dos tipos de hepatitis, cuando permanecen sin diagnóstico, presentan una expectativa de vida de 56 años.

En el mundo, hay 550 millones de personas infectadas por uno de ésos dos virus, o sea, 1 en cada 12 individuos, de acuerdo con números de la Organización Mundial de la Salud. De ésos, entre 90 y 95% no saben que tienen la enfermedad, ya que ella se desarrolla sin síntomas.

La falta de información sobre las hepatitis B y C también contribuye para el bajo diagnóstico. Ambas son desconocidas por la población, que normalmente las confunden con a hepatitis tipo A – trasmisible por agua y alimentos infectados. Las hepatitis B y C no presentan síntomas hasta que la enfermedad ya esté avanzada y el hígado comprometido por cirrosis o cáncer.

En su próxima consulta de rutina, converse con el médico sobre la prueba para las hepatitis B y C. Si el resultado es positivo, procure un infectólogo, hepatólogo o gastroenterólogo para que él pueda indicar el tratamiento correcto”. Basta un examen de sangre para diagnosticar las hepatitis B y C.

La hepatitis B no tiene cura, pero puede ser controlada con medicamentos. Ya a hepatitis C tiene cura, si descubierta precozmente. Otra buena noticia es que existe vacuna para la hepatitis B. Si el resultado de la prueba para el virus B es negativo, es aconsejable vacunación. Las personas no saben, pero la hepatitis B es la principal enfermedad sexualmente transmisible (DST), la cual se transmite con una facilidad hasta cien veces mayor que el SIDA.

Las hepatitis B y C pueden ser contraídas en el compartimiento de instrumentos de manicura, pedicure, láminas de afeitar y agujas no esterilizadas adecuadamente. En el pasado, cuando no había control adecuado en los bancos de sangre, muchas personas fueron infectadas por ésos dos virus por medio de transfusiones.

En el mundo, los virus de las hepatitis B y C ya contaminaron 550 millones de personas. La estimativa es de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y muestra la dimensión de la epidemia global de esas dos enfermedades, 10 veces mayor que la del SIDA. La traducción de eso es que 1 en cada 12 habitantes en el mundo está infectado por hepatitis B o C.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar