Alimentación para aumentar el sistema inmunológico

1260

Voltar

¡Usted es aquello qué usted come! La vieja máxima es llena de sabiduría, pero la falta de tiempo en el día-a-día y las comidas preparadas muchas veces nos llevan a desconsiderar los beneficios que una buena alimentación puede traer para el organismo, en especial para el sistema de defensa.

Vamos entonces recordar algunos de los muchos alimentos que deberíamos consumir con mayor frecuencia, explicando resumidamente los beneficios que pueden traer para el sistema inmunológico.

Champignon (Hongos o Setas conforme el país)

Muchos creen que son pobre de nutrientes olvidando que poseen el mineral selenio y antioxidantes en niveles elevados. Los bajos niveles de selenio han sido asociados a riesgo aumentado de desarrollar cuadros más fuertes en caso de gripe. Contiene todavía las vitaminas B riboflavina y niacina, las cuales desempeñan un papel importante para mantener el sistema inmunológico saludable. Estudios en animales mostraron también que los champiñones (setas) tienen acción antiviral, antibacteriana y efectos antitumorales.

Açaí

Pregonado como un “súper alimento”, juntamente con las frutas rojas y los blueberries, el Açaí es rico en antioxidantes llamados antocianinas. El açaí no es indicado para el tratamiento de cualquier enfermedad, pero los antioxidantes pueden ayudar su cuerpo a combatir el envejecimiento y la enfermedad.

Ostras

¿Afrodisíaco? ¿Estimulantes del sistema inmunológico? Quizá los dos, gracias al zinc, mineral que es encontrado en las ostras. Bajos niveles de zinc han sido asociados a la infertilidad masculina. Y el zinc parece tener algún efecto antiviral.

Sandía

Hidratante y refrescante la sandía también cuenten el poderoso antioxidante glutationa. Conocido por ayudar a fortalecer el sistema inmunológico para que pueda combatir infecciones, la glutationa es encontrada en la parte roja y en la parte blanca cerca de la cáscara.

Repollo

Ésta es otra fuente de glutationa. El repollo es fácil y barato de encontrar durante los meses de invierno, cuando él está en temporada. Intente agregar las coles (brócolis) de cualquier variedad aumentando el valor nutricional de la comida.

Almendras y castaña de Para (Castaña del Brasil)

Un puñado de almendras puede ayudar su sistema inmune a disminuir los efectos del estrés. Son recomendadas unos 30 gramos para suplir 50% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E, que ayuda a impulsar el sistema inmunológico. Poseen riboflavina y niacina, vitaminas del complejo B que pueden ayudar a se recuperar de los efectos del estrés.

Grapefruit (Toronja)

El grapefruit posee una buena cantidad de vitamina C, ayudando en el tratamiento de gripes y resfriados. El grapefruit contiene flavonoides que son compuestos químicos naturales que aumentan la activación del sistema inmune. Si no le gusta el grapefruit puede sustituir por naranjas y mandarinas.

Germen de Trigo

El germen de trigo es la parte de la semilla de trigo que alimenta el crecimiento inicial de la planta, por eso es rico en nutrientes. Tiene zinc, antioxidantes y vitaminas del complejo B entre otras vitaminas y minerales esenciales. El germen de trigo también ofrece una buena mezcla de fibras, proteínas y grasa buena para el organismo.

Yogur

Un vaso por día puede disminuir las posibilidades de quedar resfriado. Procure yogur que en los rótulos anuncien “culturas vivas y activas”. Algunos investigadores creen que ellos pueden estimular su sistema inmunológico para combatir enfermedades. También, estudios de la vitamina D recientes han encontrado una ligazón entre bajos niveles de la vitamina D y aumento del riesgo de resfriado y gripe.

Ajo

El ajo ofrece varios antioxidantes que combaten los invasores del sistema inmunológico. Entre los objetivos de ajo son H. pylori, la bacteria asociada con algunas úlceras y cáncer de estómago. Descasque el ajo, pique y deje descansar por 15 a 20 minutos antes de cocinar para activar las enzimas que aumentan la inmunidad.

Espinaca

Conocido como un “súper alimento”, la espinaca es rica en nutrientes. Posee ácido fólico, que ayuda su cuerpo a producir nuevas células y repara el ADN. Coma la espinaca cruda o poco cocida para obtener el máximo de beneficio.

¿Verde o negro? Ambos poseen polifenoles y flavonoides. Estos antioxidantes combaten los radicales libres.

Patata Dulce (camote)

Tal cual la zanahoria, la patata dulce tiene el antioxidante beta-caroteno, que combate los radicales libres. Patata dulce también contiene la vitamina A, que está ligada a la retardación del proceso de envejecimiento y puede reducir el riesgo de algunos cánceres.

Brócoli

Fácil de encontrar el brócoli refuerza el sistema inmunológico. Posee vitamina A, vitamina C y glutationa.

Piña

La piña es rica en potasio, magnesio, calcio, vitaminas A, C, B1 y D. Auxilia en la digestión, debido a la presencia de bromelaína en su composición (una mezcla de enzimas que desdoblan proteínas, facilitando la digestión). Facilita la digestión, posee poder germicida, ayuda a limpiar el hígado, combate la ictericia, combate la artritis, combate la hinchazón.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO


Compartilhar