Dos publicaciones alertan sobre la importancia de la vitamina D

988

Voltar
1 – La importancia de la vitamina D en el seguimiento de todos los pacientes con cirrosis

La deficiencia de vitamina D es una complicación bien documentada en la enfermedad hepática colestática, como la cirrosis biliar primaria. Aunque la incidencia y tratamiento de la deficiencia hayan sido abordados en muchos artículos en las últimas décadas, poco se sabe del estado de la vitamina D en el cirrosis hepático alcohólico.

En un artículo de la pesquisa publicado en el “World Journal of Gastroenterology” los autores describieron el status de la vitamina D en una serie retrospectiva de casos incluyendo 89 pacientes con cirrosis hepático alcohólico, comparados con 34 pacientes con cirrosis biliar primario.

El estudio mostró que la deficiencia de vitamina D es más frecuente y grave en pacientes con cirrosis hepático alcohólico de que en pacientes con cirrosis biliar primario. Además, indicó que el grado de disfunción hepática, en vez de la etiología de la cirrosis, determina el riesgo de deficiencia de vitamina D.

Entre los pacientes con cirrosis alcohólico, 85% tenían niveles de vitamina D abajo de 50 nmol / L y 55% presentaron niveles abajo de 25 nmol / L, en comparación con 60% de los pacientes con cirrosis biliar primario con niveles de vitamina D abajo de 50 nmol / L y 16% de los pacientes con cirrosis biliar primaria con niveles abajo de 25 nmol / L. En ambos los grupos la vitamina D disminuyó con el aumento de la severidad de la enfermedad hepática, según determinado por lo escore de Child-Pugh.

Este estudio enfatiza la importancia del seguimiento de los niveles de vitamina D en todos los pacientes con cirrosis. Sin embargo, más estudios son necesarios para encontrar la forma más favorable de suplementación de vitamina D para estos pacientes.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Vitamin D deficiency in cirrhosis relates to liver dysfunction rather than aetiology – Malham M, SP Jørgensen, P Ott, Agnholt J, H Vilstrup, M Borre, JF Dahlerup. – World J Gastroenterol 2011; 17 (7): 922-925


2 – La importancia de la vitamina D en las enfermedades autoinmunes

Enfermedad autoinmune es aquélla en la cual el propio organismo produce anticuerpos que atacan determinado órgano. Mucho se desconoce aún sobre los factores que actúan en la autoinmunidad, sospechándose que puedan ser factores genéticos o los llamados ambientales. Una de las sospechas, a cada día más acepta, es que la vitamina D desempeña un papel decisivo en las enfermedades autoinmunes.

La vitamina D es importante para la estructura ósea y el calcio en el organismo. Es encontrada en alimentos y para ser absorbida por el organismo el individuo debe quedar expuesto a la luz del sol.

Diversos estudios sugieren que bajos niveles de vitamina D están asociados con la incidencia y gravedad de varios trastornos autoinmunes, como la inflamación intestinal, la esclerosis múltiple, el lupus eritematoso sistémico, la diabetes tipo 1 y la artritis reumatoide. Individuos cirróticos o con fibrosis avanzada también presentan niveles bajos de vitamina D.

Mujeres que utilizan suplementos de vitamina D presentan un riesgo 40% menor de desarrollar esclerosis múltiple. Entre pacientes con esclerosis múltiple los niveles bajos de vitamina D están asociados a un mayor riesgo de recaída y de incapacidad.

El riesgo de desarrollar diabetes tipo 1 es menor a la medida que se incrementa la incorporación de la vitamina D. Estudios revelan que 86% de los niños con diabetes tipo 1 presentan insuficiencia de vitamina D. v En los pacientes con artritis reumatoide una baja concentración de vitamina D está asociada con una mayor actividad de la enfermedad. En un estudio reciente la administración de dosis elevadas de vitamina D obtuvo una reducción de la actividad de la enfermedad en un 89% de los pacientes.

Concluyen los investigadores que la vitamina D modula el sistema inmunológico y que niveles bajos de vitamina D elevarían el riesgo de trastornos autoinmunes. Recomiendan nuevos estudios para encontrar respuestas a muchos interrogantes que aún existen, especialmente para comprender si realmente la vitamina D es un factor de causa y no una consecuencia en las enfermedades autoinmunes.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Vitamin D and autoimmunity: Is there an association? – Sibel Ersoy-Evans – Editorial – June 2010 – Journal of the American Academy of Dermatology Vol. 55, Issue 4, Pages 696-698

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar