¿Tratamiento de los pies y uñas en el pedicuro (podologo) puede contagiar la hepatitis?

1990

Voltar

Existen muchos estudios que abordan la posibilidad de contagio de las hepatitis en la manicura, pero mucho poco fue estudiado y divulgado sobre la posibilidad de contagio en la pedicura, cuando una persona procura un profesional para tratar de las uñas de los pies.

¿Puede acontecer un contagio en la pedicura? La respuesta seguramente es sí y posiblemente con mayor facilidad que al hacer las uñas de las manos. Todas las situaciones de riesgo que acontecen en la manicura están presentes en la pedicura, incluso aumentadas por qué los pies están más sujetos a presentar heridas e infecciones que las manos.

El mismo cuidado de no compartir los instrumentos si no están debidamente esterilizados en autoclave debe ser observado, Para una correcta esterilización los instrumentos deben ser lavados con una solución antibacteriana y esterilizados en autoclave. Lo ideal es usted llevar sus propios instrumentos al salón.

Si usted lleva sus propios instrumentos de uñas para el salón o utilizarlos en casa, mantenga los mismos limpios. Después del uso lave refregando con agua y jabón y enseguida debe sumergir los instrumentos en una solución desinfectante (puede ser alcohol o una dilución de lavandina) por lo menos unos 10 minutos.

Cuidados con las lijas y materias exfoliantes, pues ellos no pueden ser esterilizados. Use sus propios o exija desechables que estén correctamente pre-embalados.

En la pedicura uno de los procedimientos es tratar de callos y callosidades, que son partes de la piel endurecida muchas veces presentado fisuras. No deje la profesional cortar con navaja o alicates, pues podrá provocar heridas y sangramiento aumentando los riesgos de infección, solamente acepte suavizar colocando los pies en agua y exfoliar con lija o piedra-pómez.

Nunca corte la cutícula, pues la función de la cutícula es evitar la entrada de gérmenes. El tratamiento correcto es ablandar las cutículas con un hidratante y limpiar con un paño.

Al cortar las uñas verifique que queden bien aparadas, eso ayuda a evitar uñas enclavadas.

La bacía para colocar los pies debe siempre tener un plástico desechable, renovado a cada cliente.

Siempre verifique si los empleados lavan las manos entre los clientes, si existe autoclave, si la autoclave está funcionando y si el establecimiento posee autorización de la vigilancia sanitaria para funcionar.

Mujeres embrazadas pueden cuidar de las uñas, pues ellas no absorben las sustancias químicas de los esmaltes.

Si usted tiene diabetes, su médico va a realizar exámenes regulares de los pies y enseñará a cuidar de forma correcta sus pies.

No hay ninguna razón para que un hombre no pueda tener uñas arregladas. Algunos salones atienden ambos los sexos.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar