Hepatitis C y Diabetes – Un factor de cáncer en el hígado

1363

Voltar

Un estudio publicado en “Hepatology” muestra la estrecha relación que existe entre la infección con la hepatitis C y el diabetes. La combinación de las dos condiciones aumenta la posibilidad de desarrollar cáncer en el hígado.

El estudio hizo una analice retrospectiva de 4.302 pacientes seguidos durante ocho años. Todos habían sido sometidos a tratamiento de la hepatitis C con interferón.

El cáncer en general aconteció en 606 pacientes siendo 393 casos de cáncer en el hígado.

Después del tratamiento de la hepatitis C el surgimiento de cáncer de estomago, colon, pulmón, páncreas, próstata y mama tuvo una progresión del 2,4% a los 5 años, del 5,1% a los 10 años, del 9.8% a los 15 años y del 18% a los 20 años.

Entre los infectados con hepatitis C que presentaban diabetes tipo 2 el surgimiento de cáncer de hígado tuvo una progresión superior, de prácticamente el doble que los otros tipos de cáncer. La progresión fue del 4,3% a los 5 años, del 10,5% a los 10 años, del 19,7% a los 15 años y del 28% a los 20 años.

Factores asociados al cáncer de hígado fueron la cirrosis (433 pacientes), el fracaso con el tratamiento (2.402 pacientes) y el diabetes tipo 2 (267 pacientes). Sin embargo los investigadores alertan que entre los pacientes diabéticos con niveles de HbA1C inferior a 7% la posibilidad de cáncer disminuye.

La diabetes tipo 2 también fue asociado a una mayor posibilidad de cáncer de páncreas y gástrico.

MI COMENTARIO:

Los resultados muestran diversos factores que presentan relación con el desarrollo de cáncer que sirven como factores pronósticos para la prevención necesaria después del tratamiento de la hepatitis C.

En los infectados con hepatitis C después del tratamiento el diabetes tipo 2 causa un aumento en la probabilidad de desarrollar cáncer en el hígado 1,7 veces mayor que en los pacientes sin diabetes, lo que indica la importancia de controlarse con total rigor los niveles de glucosa en la sangre.

Mantener la hemoglobina glicada (HbA1c) abajo del 7% es fundamental como factor de prevención. El acompañamiento por un endocrinólogo, dieta especial, mantener el peso ideal y practicar actividades físicas aeróbicas superiores a los 30 minutos durante un mínimo de cinco días a la semana es el mejor consejo que un diabético infectado con hepatitis C puede recibir.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Effect of type 2 diabetes on risk for malignancies included hepatocellular carcinoma in chronic hepatitis – Yasuji Arase, Mariko Kobayashi, Fumitaka Suzuki, Yoshiyuki Suzuki,Yusuke Kawamura, Norio Akuta, Masahiro Kobayashi, Hitomi Sezaki, Satoshi Saito, Tetsuya Hosaka, Kenji Ikeda, Hiromitsu Kumada, Tetsuro Kobayashi – Hepatology. 2012 Sep 18. doi: 10.1002/hep.26087

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar