Interpretando el Grupo Optimismo

971

Voltar

Existen los más diversos grupos de apoyo en las hepatitis, siendo que cada de ellos posee un perfil diferente de actuación y objetivos. Creo fundamental y muy importante esa diversidad, pues cada un debe atender las necesidades que originaron su formación.

Generalmente cuando se habla en grupo de apoyo o en ONG (Organización No Gubernamental) muchos interpretan que se trata de asociaciones con la finalidad de prestar asistencia, desde la espiritual, psicológica, financiera, jurídica, etc. a los pacientes, sea en la forma de distribución de cestas básicas, billetes de autobús, medicamentos, visitando pacientes internados, etc. etc..

El Grupo Optimismo en su formación decidió no trabajar en esa línea de actuación al considerar que un grupo que presta servicios de asistencia queda limitado a prestar servicio al número de pacientes que consiguen frecuentar el grupo, excluyendo aquéllos que por diversos motivos no lo frecuentan. Aún, por ser estimado que en Brasil existan aproximadamente seis millones de infectados con las hepatitis B y C y, si cada grupo atendiese asistencialmente una medía de 100 pacientes, serían necesarios más de seis mil grupos de apoyo para atender todos los infectados, una situación que nunca será posible de ser alcanzada. Definimos entonces trabajar para lograr beneficios para los seis millones de infectados y no solamente al grupo que frecuenta nuestras reuniones.

Fundamos el Grupo Optimismo en 1987 decididos a actuar básicamente en dos frentes, el “advocacy“, utilizando para tal la divulgación de informaciones y conocimiento de la enfermedad, defendiendo por esos instrumentos los derechos de los infectados, ya que información no solamente es un excelente medicamento, pero, también, por ser una forma de “formar opinión”.

La segunda frente de acción es el “Control Social“, una forma de actuación por la cual somos odiados por muchos gestores de la salud. El Control social es el instrumento constitucional por el cual la sociedad civil puede controlar los datos del gobierno y por medio de los cuales se detectan fallos y carencias que puedan existir en el servicio a los infectados y, cuando no solucionados en tiempo adecuado pueden ser accionados los instrumentos a disposición existentes en la Fiscalía Pública en la Defensoría del Pueblo y en los Tribunales de Cuentas y hasta efectuar la denuncia publica en medios de comunicación. Podemos resumir que el Control social es el “abogado del diablo” para el gestor público que no cumple satisfactoriamente y competentemente su función. Pero ejercer el Control Social no significa solamente “batir” en el mal gestor, como también saber reconocer y aplaudir aquellos buenos gestores que consiguen implementar políticas de suceso en sus áreas.

Creo que la línea que sigue el Grupo Optimismo es el camino cierto, pues en ésos 12 años de actividades podemos listar los objetivos alcanzados que más nos enorgullecen:

1 – Completamos 15 años de mantenimiento de la página Web WWW.HEPATO.COM reconocida internacionalmente como una de las más completas y actualizadas del mundo en las hepatitis y, con casi 7 millones de visitantes;

2 – En nuestra primera reunión en el año de 1997 éramos tres personas, hoy el Grupo Optimismo supera los 32.000 asociados, siendo 522 médicos;

3 – Ayudamos a formar más de 60 grupos de apoyo en Brasil y en el mundo, lamentando que algunos de ellos fueron una tremenda desilusión por los rumbos que decidieron seguir, pero venturosamente los infectados saben identificar cuando los intereses son otros y hoy esos grupos de personas no poseen la representatividad de los infectados, se resumiendo más a un bello nombre en una página de papel;

4 – Desde 2001 ofrecemos asesoría jurídica gratuitamente, entregando los modelos de acciones para conseguir tratamiento en todas las situaciones que pueden acontecer a un infectado con hepatitis, habiendo beneficiado más de seis mil pacientes;

5 – En el Control Social abrimos desde 2001 un total de 62 procedimientos administrativos en la Fiscalía Federal, en la Defensoría del Pueblo y en el Tribunal de Cuentas de la Unión. Nuestro mayor triunfo fue la denuncia del desvío de U$. 140 millones en los repasos a las provincias para adquirir el interferón pegilado, desvío comprobado por el tribunal de cuentas.

6 – La denuncia y comprobación del desvío de los U$. 140 millones resultaron en lograr una vieja reclamación del movimiento social que solicitaba la centralización de la compra del interferón pegilado en el ministerio de la salud. El CONASS – Consejo Nacional de secretarios de la Salud y muchas secretarías provinciales de la salud querían continuar recibiendo los recursos para cada uno comprar de forma descentralizada. Esos estados llegaban a pagar hasta absurdos U$. 1.000.- por ampolla, valor máximo registrado para venta al público, pero con la centralización de la compra el ministerio de la salud pasó a comprar por menos de U$. 240.- la ampolla. No es difícil entender porque esas provincias querían continuar comprando pagando mucho más caro y cualquier ciudadano podrá imaginar el motivo de ése interés en administrar el dinero público.

Podríamos escribir un libro entero con las realizaciones conseguidas en los 12 años de actuación, pero los puntos arriba logran describir cual es el foco de actuación del Grupo Optimismo, cual su objetivo. Actualmente, juntamente a otros 21 grupos de apoyo y ONGs de Brasil formamos la “AIGA – Alianza Independiente de los Grupos de Apoyo” ( www.aigabrasil.org ) con el objetivo de capacitar sus integrantes en la Defensa de los Derechos Humanos de los infectados con las hepatitis y en el conocimiento y utilización de los instrumentos del Control Social. Creemos que ése será el camino más rápido para conseguir que sea enfrentada la epidemia de hepatitis por parte de los gestores y gobernantes.

El Grupo Optimismo es un grupo qué no tiene miedo de colocar públicamente su opinión, puede no ser la mejor opinión. ¡Pero siempre será una opinión firme en defensa de los infectados, duela a quién d

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar