Alimentación – El peligro de la fructosa industrial utilizada en alimentos preparados

2176

Voltar

Infectados con hepatitis poseen mayor posibilidad de desarrollar el llamado disturbio metabólico, provocando depósitos de grasa en el hígado (esteatosis) y el surgimiento de la diabetes tipo 2. Ya fue demostrado que algunos alimentos y, especialmente la fructosa, son factores de riesgo importantes que llevan al disturbio metabólico y aceleran la progresión de la fibrosis.

Investigadores observaron 147 pacientes infectados con el genotipo 1 de la hepatitis C para determinar si cualquier fructosa era prejudicial, para tal, algunos ingerían frutas que contienen fructosa y otros pacientes alimentos edulcorados con fructosa industrial. Todos eran también controlados por biopsias hepáticas para evaluar el grado de esteatosis. La esteatosis era considerada grave si más del 20% de las células hepáticas estaban con gordura.

Factores antropométricos y metabólicos eran evaluados durante el estudio, como mudanzas en la circunferencia de la cintura, la relación entre el diámetro del cuadril y el diámetro del dorso, el peso del paciente y el índice HOMA para medir la resistencia a la insulina.

Los resultados muestran que los pacientes con fibrosis grave (F3) presentaban consumo significativamente mayor de fructosa industrial, ingiriendo bebidas, las cuales en Estados Unidos y, en muchos países, son edulcoradas con fructosa industrial por ser un edulcorante más barato que el azúcar.

También, la misma analice encontró que los pacientes que consumían alimentos edulcorados con fructosa industrial presentaban mayor actividad necro inflamatoria y esteatosis grave.

Entre los pacientes que ingerían la misma cantidad de fructosa exclusivamente por medio del consumo de frutas no presentaban los mismos niveles elevados de actividad necro inflamatoria o esteatosis.

Concluyen los autores que el consumo de alimentos edulcorados con fructosa industrial es un factor de riesgo para alteraciones metabólicas y gravedad de la fibrosis en pacientes infectados con hepatitis C.

MI COMENTARIO

Científicos usando pruebas más recientes de Resonancia Magnética Funcional (fMRI) han mostrado ahora que la fructosa industrial, un azúcar encontrado en la mayoría de los alimentos procesados (generalmente en la forma de jarabe de maíz de alta fructosa), puede de hecho accionar mudanzas en su cerebro que puede llevar a excesos y ganancia de peso.

Los investigadores descubrieron que cuando usted bebe una bebida conteniendo fructosa industrial, el cerebro no registra la sensación de estar saciado, como hace cuando usted consume glucosa simple (azúcar).

Después de ingerir fructosa industrial, 100% debe ser metabolizada por el hígado, pues otras células del cuerpo no se alimentan de fructosa, ya con el azúcar solamente 20% es metabolizado en el hígado, eso porque cada célula de su cuerpo, incluyendo el cerebro, utiliza glucosa. Por tanto, mucho del azúcar es “quemado” luego de consumirlo.

Los ácidos grasos producidos durante el metabolismo de la fructosa industrial en el hígado acumulan gotitas de gordura en el hígado y músculos esqueléticos, causando resistencia a la insulina y enfermedad hepática grasa no alcohólica. La resistencia a la insulina progresa para el síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
INDUSTRIAL, BUT NOT FRUIT FRUCTOSE INTAKE IS INDEPENDENTLY ASSOCIATED WITH SEVERE LIVER FIBROSIS IN GENOTYPE 1 CHRONIC HEPATITIS C PATIENTS – S. Petta, V. Di Marco, F.S. Macaluso, C. Cammà, D. Cabibi, S. Ciminnisi, L. Caracausi, A. Craxì. – EASL 2013 – Abstract 486

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar