Conociendo la Hepatitis E

1182

Voltar

El virus de la hepatitis E, así como los virus de las hepatitis A, B, C y D, causa la enfermedad de hígado.

La hepatitis E es transmitida principalmente a través de agua contaminada. Generalmente es una infección auto-limitada y se resuelve, tal cual la hepatitis A, dentro de cuatro a seis semanas después de la infección.

Tal cual la hepatitis A, la hepatitis E puede en algunos casos ocasionar daño hepático fulminante, principalmente en personas con enfermedades crónicas.

En el mundo acontecen aproximadamente 20 millones de casos de infecciones de hepatitis E todos los años. La mayoría de los casos de hepatitis E son observados en las regiones donde bajos padrones de saneamiento aumentan el riesgo de transmisión del virus. El virus de la hepatitis E es transmitido principalmente a través de la contaminación fecal de agua potable. Otras vías de transmisión incluyen la ingestión de productos derivados de animales infectados, transfusión de hemoderivados infectados, y la transmisión vertical de una mujer embarazada para el feto. Como la hepatitis E es una enfermedad de transmisión hídrica, agua o alimentos contaminados han sido responsables por la mayoría de los casos. Casos esporádicos acontecen después de comer mariscos crudos o cocidos.

El diagnóstico de infección por hepatitis E se basa en la detección en la sangre de anticuerpos específicos para el virus. No hay ningún tratamiento disponible capaz de alterar el curso de la hepatitis aguda (en las primeras semanas después de la infección), generalmente la hospitalización no es necesaria.

La prevención es el método más eficaz contra la enfermedad. Los factores de riesgo para la hepatitis E están relacionados a la falta de saneamiento y derramamiento del virus de la hepatitis E por las heces. El riesgo de infección puede ser reducido a través del mantenimiento de prácticas de higiene: como lavar las manos con agua potable, especialmente antes de manipular alimentos; evitar beber agua de pureza desconocida, evitar comer mariscos crudos y frutas o vegetales crudos no descascarados o bien limpios.

Las señales y síntomas de la hepatitis E incluyen el color amarilleado de la piel y de los ojos, orina oscura, heces claras, pérdida de apetito, inflamación del hígado, dolor abdominal, náuseas, vómitos y fiebre.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar