¿Los nuevos medicamentos orales para hepatitis C son similares a los medicamentos para SIDA?

1218

Voltar

Es común encontrar colocaciones que comparan los nuevos medicamentos orales para tratamiento de la hepatitis C con los medicamentos antirretrovirales utilizados en el tratamiento del SIDA, pero eso está equivocado.

Realmente, los antivirales de acción directa (DAA) para hepatitis C que están llegando desde 2014 hace en mucho recordar el aparecimiento de los inhibidores de proteasas y no nucleosídeos para HIV que aparecieron allá por la década de 1990. En las dos enfermedades los nuevos medicamentos revolucionaron el tratamiento, pero las cosas en común acaban en ese único punto en común.

La confusión acontece porque muchos de ellos son inhibidores de la replicación de los virus actuando sobre diferentes sectores de la estructura vírica, como la proteasa, a polimerasa o son inhibidores del tipo nucleosídeos o no nucleosídeos que actúan sobre la polimerasa. Como esas denominaciones son comunes a las estructuras de los virus del HCV y del HIV es el motivo por lo que causan toda la confusión.

Pero las diferencias son totales. Para explicar y simplificar el texto, llamaremos los antivirales de acción directa para tratamiento de la hepatitis C de “DAA” y los antirretrovirales para tratamiento del SIDA de “ARV”, vean entonces porque son medicamentos diferentes.

1 – ACCIÓN EN LA REPLICACIÓN VIRAL:

Los DDAs logran la erradicación vírica en la hepatitis C, ya los ARV consiguen suprimir la replicación, pero no erradican el virus del HIV.

2 – BENEFICIOS CLÍNICOS CON EL TRATAMIENTO:

Los DDAs revierten la fibrosis, ya los ARVs restauran el sistema inmune afectado por el HIV.

3 – INFLAMACIÓN Y SISTEMA INMUNE:

Los DDAs eliminan la inflamación del hígado, ya los ARVs consiguen mejorar la inmunidad.

4 – TRANSMISIÓN:

Los DDAs al erradicar el virus de la hepatitis C elimina la posibilidad de transmisión de la enfermedad, ya los ARVs logran reducir la posibilidad de transmisión del HIV, pero no con 100% de seguridad.

5 – TOXICIDAD:

Los DDAs son utilizados por un período de tiempo limitado y los efectos tóxicos en el organismo son reversibles después de la utilización, ya los ARVs son utilizados por largo período, hasta de forma permanente, así, la toxicidad en el organismo es acumulativa.

En resumen, pueden tener nombres parecidos, actuar en sectores de los virus que poseen el mismo nombre, puede algún medicamento para tratamiento oral de la hepatitis C haber sido desarrollado de medicamentos utilizados en el tratamiento del SIDA, pero es evidente que son medicamentos totalmente diferentes. Pensar que todo es igual puede llevar a realizar tratamientos con medicamentos equivocados.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar