Marco Cesário – Brasil

1480

Voltar

Marco Cesário, empleado público, nunca podría haber sospechado que después de donar sangre en 1994, recibiría una carta del hospital informando que su sangre estaba contaminado con hepatitis C.

La experiencia de Marco no es incomun y nunca tendría descubierto la enfermedad si no fuese la donación de sangre.

Su médico, en la época, dice para el no se preocupar con esto, pues el no presentaba los síntomas característicos de una hepatitis, así el resultado positivo debería ser el resultado de la presencia de anticuerpos en su sangre.

Pasados 4 años, en una reunión social encontró un médico Hepatologista y comento su caso, siendo entonces convidado a hacer una serie de testes de función hepática en un hospital especializado.

Los resultados de los exámenes indicaron una alta tasa de Virus circulando en su sangre y un daño hepático con fibrosis formada en el hígado, evidenciando un rápido avanzo para una cirrosis.

El diagnostico equivocado del primer médico todavía es fácil de acontecer entre los profesionales de salud, ya que la gran mayoría todavía desconocen la hepatitis C. Formados antes del descubrimiento de la enfermedad no saben diagnosticarla o sospechar de algunos pocos síntomas relacionados al estado físico del paciente (la hepatitis C es asintomática) que la misma puede causar.

Durante estés años, Marco Cesário continuo con su rutina normal de vida, bebiendo sus cervezas diariamente, lo que seguramente acelero su daño hepático. Al igual que la mayoría de los portadores el nunca sintió ningún síntoma o malestar.

Después de 18 meses de tratamiento con una combinación de 2 medicamentos, el Interferon y la Ribavirina, Marco Cesário consiguió negativar el Virus en la circulación sanguínea y actualmente realiza testes periódicos para observar si el virus no vuelve a atacar.

Durante el tratamiento paso por graves efectos colaterales presentando un cuadro de grande cansancio parecido a un fuerte estado febril, perdió parte de los cabellos y por falta de apetito perdió 12 kilogramos.

El costo del tratamiento en Brasil acabo con todos sus ahorros y vendió un pequeño inmueble, pues eran necesarios 1.000,00 dólares por mes para la compra de los medicamentos.

Al igual que Marco Cesário, la mayoría de los infectados continua desconociendo que está enfermo con la hepatitis C, y el principal culpado son los Gobiernos que no realizan campañas preventivas.

En cierta forma los Gobiernos tienen miedo, pues después de 1992 tendrían que haber realizado un control estricto de los bancos de sangre, el cual fue negligenciado hasta recientemente, así todos los contaminados después de 1992, por haber recibido sangre o derivados contaminados podaren procesar Gobierno y solicitar indemnizaciones por esto.

Fue común en los bancos de sangre no realizar testes a cada donación y si juntar pequeñas porciones de varias muestras y realizar un único teste, el cual si daba negativo liberaba todos los lotes. En algunos casos la muestra quedaba tan diluida que masacraba el resultado final.

Hoy en el mundo se estima entre 2 y 3% la población infectada, o sea, mas de 300 millones, esto representa 4 veces mas infectados con hepatitis C que con SIDA.

Se verifica que los casos de muertes por SIDA están disminuyendo y los casos de muertes por hepatitis C están subiendo rápidamente, pues la mayoría de los infectados en los últimos años se encuentra en la faja de los 40 a 50 anos, la mayoría contaminados en las décadas de 70 y 80, y la posibilidad de contraer cirrosis o cáncer de hígado es de 20 a 25 personas en cada 100 contaminados, al cabo de 20 o 30 años después del contagio inicial.

El único tratamiento disponible solo da resultado positivo en 30% de los portadores y no existe a corto o medio plazo la esperanza de ser descubierta una vacuna debido a la transformación permanente del Virus. Así la mejor terapia actual es la divulgación de campañas preventivas. Tentando iniciar un trabajo de presión a los Gobiernos y de divulgar la enfermedad, en un trabajo similar al hecho por los portadores de SIDA, debemos formar Grupos de Apoyo.

Los gobiernos Europeos y el de Estados Unidos están muy preocupados con el problema de la hepatitis C.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar