Beber café reduce el avance del daño en el hígado en todas las enfermedades que atacan el órgano

2167

Voltar

El beneficio del consumo de café en la reducción de la velocidad y la progresión del daño al hígado ha sido ampliamente estudiado en pacientes infectados con hepatitis C, mientras que pocos estudios se han realizado en otras enfermedades que atacan el hígado.

Un nuevo estudio con 5.385 pacientes inscritos en el programa de Medicare para el servicio en los Estados Unidos, se realizó en la “University of Southern California” incluyendo pacientes con hepatitis alcohólica, esteatosis no alcohólica (grasa en el hígado), hepatitis B y C, cirros criptogénicos y varias otras diversas enfermedades del hígado y acaba de publicarse en la Clínica Gastroenterología y la Hepatología.

Los investigadores clasificaron la ingesta de café como menos de una taza al día, una taza al día, dos a tres tazas al día y cuatro o más tazas al día. Los pacientes fueron acompañados con controles por edad, sexo, etnia y duración del seguimiento durante el estudio. Los datos mostraron una asociación entre el consumo de café y un riesgo reducido de progresión en la enfermedad alcohólica sin cirrosis y, en particular, una mayor reducción de la progresión en la enfermedad alcohólica y en la hepatitis C cuando en ambas ya se encuentran en la fase de la cirrosis.

Se encontró una reducción de los niveles de las transaminasas en todas las enfermedades y la reducción de la actividad histológica, en particular en la fibrosis por culpa de la hepatitis C. La misma reducción fue encontrada en pacientes con grasa en el hígado (esteatosis no alcohólica) de los pacientes con o sin cirrosis.

Los resultados obtenidos son igual para los pacientes blancos, negros, hispanos o asiáticos.

Concluyen los autores que el efecto del café sobre la fibrosis puede medirse por receptores de adenosina, sugiriendo un posible efecto de la ingesta de café sobre el proceso de fibrosis en pacientes alcohólicos y con hepatitis C y un efecto del café en múltiples vías en la esteatosis no (grasa en el hígado), posiblemente incluyendo procesos inflamatorios y fibróticos.

MI COMENTARIO

Atención que hay personas intolerantes al café, en especial en pacientes con cirrosis. También no exagerar, siendo recomendado beber como máximo cuatro xicaras al día.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:

Coffee Drinking and Alcoholic and Nonalcoholic Fatty Liver Diseases and Viral Hepatitis in the Multiethnic Cohort – Veronica Wendy Setiawan, Jacqueline Porcel, Pengxiao Wei, Daniel O. Stram, Nabil Noureddin, Shelly C. Lu, Lo?c Le Marchand, Mazen Noureddin – Clin Gastroenterol Hepatol . 2017; doi: 10.1016 / j.cgh.2017.02.038.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com

 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar