¿Cómo cuidar del hígado después de la cura de la hepatitis C?

2956

Voltar

Muchos piensan que con la cura de la hepatitis C el hígado queda totalmente nuevo, “cero kilómetro” ignorando que la fibrosis o cirrosis existente antes del tratamiento aún continúan exactamente igual al finalizar el tratamiento. Una mejoría en el grado de la fibrosis o de la cirrosis es posible de acontecer, siendo bien más fácil en personas jóvenes que en aquéllos de mayor edad.

Personas de mayor edad muy probablemente poseen otras condiciones de salud que afectan el hígado, entre las más comunes tenemos la diabetes, presión alta, colesterol elevado, sedentarismo, están con el peso arriba del ideal y, sea por alguna de estas o por otras condiciones no mencionadas una mejoría en el hígado podrá ser más demorada o ni siquiera acontecer.

No podemos olvidar que muchos hacen uso de suplementos y medicamentos por varias condiciones, quiénes deberán ser procesados en el hígado que aún está con fibrosis o cirrosis y, ni hablar de aquéllos que abusando de las bebidas alcohólicas aceleran los daños al hígado.

Entonces, podemos resumir colocando que el hígado tiene poder para regenerarse, siempre y cuando no existan otras condiciones de salud o factores que continúen a afectarlo, así, en cada individuo la regeneración del hígado puede ser más rápida o más lenta y en algunos hasta podrá empeorar.

Vamos a hablar un poco sobre alimentos que en nada ayudan a mejorar el estado el hígado, hasta podemos hablar de que pueden ser perjudiciales se ingeridos en exceso.

Azúcar

Mucho azúcar puede perjudicar el hígado, no solamente provocar caries en los dientes. El hígado usa un tipo de azúcar, llamado fructosa, para producir grasa. Demasiado azúcar refinado y jarabe de maíz rico en fructosa utilizada para endulzar alimentos procesados provoca acumulación de grasa que puede llevar a enfermedades del hígado. Algunos estudios muestran que el azúcar puede ser tan perjudicial para el hígado cuanto el alcohol, aun cuando usted no esté arriba del peso ideal. Es más, un motivo para limitar los alimentos con azúcares agregados, como refrescos y dulces procesados.

Sal

Su cuerpo necesita de un poco de sal, estudios sugieren que una dieta alta en sodio puede llevar a la fibrosis, que es el primer estadio de la cirrosis en el hígado. Para evitar la tentación de colocar más sal en la comida tire el salero de la mesa.

Suplementos de hierbas

No por ser “natural” es exento de problemas, el veneno de culebra también es natural. Cuidado con una hierba llamada kava kava utilizada por mujeres para aliviar los síntomas de la menopausia o como un relajante por personas ansiosas. Estudios muestran que la kava kava puede impedir el hígado de funcionar correctamente.  Debe siempre conversar con su médico antes de tomar cualquier hierba para garantizar su seguridad.

Peso arriba del ideal

La grasa extra puede acumularse en las células del hígado y llevar a la enfermedad hepática grasa no alcohólica DHGNA (NAFLD). Como resultado, su hígado puede hinchar, llevar a la fibrosis y la cirrosis. Es más probable que usted tenga DHGNA (NAFLD) si está con sobrepeso u obeso, si ya está en la media-edad o si tiene diabetes. Usted puede ser capaz de mudar las cosas. Dieta y ejercicio pueden disminuir o parar la progresión de la enfermedad.

Excesiva vitamina A de suplementos

Su cuerpo necesita de vitamina A, y es bueno obtenerla de plantas como frutas y vegetales frescos, especialmente aquéllos que son rojos, naranja y amarillos. Pero se usted tomar suplementos que tengan altas dosis de vitamina A eso puede ser un problema para su hígado. Verifique con su médico antes de tomar cualquier suplemento de multivitaminas, pues algunos tienen altas dosis de vitamina A que muy probablemente no es necesaria.

Refrescos

Estudios muestran que las personas que beben muchos refrescos tienen mayor probabilidad de tener enfermedad hepática grasa no alcohólica (DHGNA (NAFLD). Los refrescos son altamente calóricos.

Acetaminofeno (paracetamol)

Muchos individuos para tratar un dolor en la espalda, un dolor de cabeza o un resfriado, toman analgésicos, siendo el más común el acetaminofeno (paracetamol).  Cuidado para no ultrapasar la dosis diaria recomendada, muchos productos tienen paracetamol (por ejemplo, una píldora para dolor de cabeza y otra para el resfriado, y se ambos tienen paracetamol podrá estar ingiriendo arriba de la dosis diaria y perjudicar su hígado.

Grasas Trans

Las grasas trans son grasas que existen en algunos alimentos embalados y asados. En la lista de ingredientes aparecen como “parcialmente hidrogenados”. Una dieta rica en grasas trans aumenta la probabilidad de ganar peso. Eso no es bueno para su hígado.

Papas fritas y hamburguesas son una mala elección por ser cargados de grasa.

Bebidas alcohólicas

Usted probablemente ya sabe que beber demás es malo para su hígado. Pero usted puede no percibir qué “mucho” puede acontecer sin usted ser un viciado en alcohol. Es fácil beber más de lo que usted piensa. Muchos vasos pueden contener mucho más de lo que una porción padrón, que es de 150 mililitros de vino, 350 mililitros de cerveza o 40 mililitros de licor o bebidas destiladas. No ultrapase la recomendación universal de una bebida por día para las mujeres y hasta 2 por día para los hombres.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartilhar