Informaciones sobre la hepatitis C para quien no tiene hepatitis C

1600

Voltar

Aproximadamente 75% de las personas cuando son infectadas con la hepatitis C no presentan síntomas. Los restantes 25% pueden tener fatiga, pérdida de apetito, dolores musculares, o fiebre.

Es muy raro que un infectado por la hepatitis C presente algún síntoma o señales de hepatitis, como orina oscura, ojos amarillentos o excrementos color marrón pareciendo lodo en las semanas siguientes a haber acontecido la infección. Aquéllos que desarrollan síntomas después de ser infectados (entre las 6 y 10 semanas después de la infección) presentan síntomas gastrointestinales leves y, por ser leves pueden no llevar a una visita al médico.

Con el tiempo, la infección queda crónica cuando entonces pueden aparecer señales de inflamación en el hígado, una alerta para el médico sospechar que la infección puede estar presente. Individuos infectados pueden sentir fatiga o se quejen de síntomas no específicos.

El virus de la hepatitis C inflama el hígado desarrollando fibrosis, un camino para una futuro cirrosis, cuando entonces ya pasa a ser considerado un caso grave y entonces pueden aparecer entre varios síntomas uno de los siguientes: elevación de las enzimas del hígado (llamadas de transaminasas), flaqueza, pérdida de apetito, adelgazamiento, aumento de las mamas en los hombres (ginecomastia), rojez de palmas de las manos, dificultad con la coagulación de la sangre, aparecimiento en la piel de vasos sanguíneos parecidos con arañas en la piel, dolor abdominal, excrementos de color marrón pareciendo lodo, sangramiento del esófago provocando náuseas con sangre, aumento del abdomen por acumulación de fluidos (llamada popularmente de barriga de agua), la piel y los ojos pueden ganar un color amarillento (ictericia), confusión mental, y hasta en los casos graves llevar al coma. Ante cualquiera uno de los síntomas procure un médico, recordando que no serán todos esos síntomas que irán a aparecer al mismo tiempo, pero cada uno de ellos es una importante señal de alerta.

¿Cuáles son las complicaciones de la hepatitis C no diagnosticada?

Diabetes, enfermedad cardíaca y obstrucción de las arterias son más comunes en pacientes con hepatitis C de que en la población general. Puede ser que el daño hepático y la inflamación crónica causada por la hepatitis C puedan afectar los niveles de grasas de la sangre (lípidos) y azúcar en la sangre.

La hepatitis C está asociada a dos problemas de piel, el liquen plano y a porfiria cutánea tardía.

Después de varios años o décadas de haber acontecido la infección, la inflamación crónica puede causar la muerte de células del hígado (fibrosis, cirrosis). Cuando el hígado llega a la fase de cirrosis, se vuelve rígido y no consigue desempeñar sus funciones normales de eliminar los residuos de la sangre.

A la medida que la cirrosis se agrava, los síntomas de insuficiencia hepática empiezan a aparecer. Eso es llamado de “cirrosis descompensada” o “enfermedad hepática terminal”.

RECOMENDACIÓN:

En la próxima consulta médica hable sobre la necesidad de realizar la prueba de la hepatitis C. Es una prueba simple y fácil de realizar.  Puede salvar su vida.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar