Lo que es necesario controlar después de la cura de la hepatitis C

2774

Voltar

¿Con la posibilidad de más del 95% de los infectados curar la hepatitis C con los nuevos medicamentos orales, todos los problemas de salud están solucionados? Es evidente que la respuesta es un sonoro NO, pues no todo qué pasa al ser humano fue ocasionado por culpa de la hepatitis C.

Son muchas y complejas las condiciones de salud de cada persona en particular, muchas de ellas hasta con síntomas similares, así, curando la hepatitis C esas condiciones de salud y sus complicaciones continuarán afectando la persona, llegando entonces el momento de poder realizar el diagnóstico correcto y pasar a tratarlas.

Vamos entonces resumidamente hablar sobre qué pasa en un individuo con relación a una hepatitis C curada.

RECOMENDACIONES PARA CURADOS DE LA HEPATITIS C:

– Para pacientes que no presentan fibrosis avanzada (o sea, aquéllos con estadio Metavir F0, F1 o F2), el acompañamiento recomendado es el mismo cual si ellos nunca hubiesen sido infectados por la hepatitis C.

– La vigilancia del carcinoma hepatocelular (cáncer de hígado) con examen de ecografía dos veces por año es recomendada para pacientes con fibrosis avanzada o cirrosis (o sea, estadio Metavir F3 o F4) que lograron ser curados.

– En individuos con cirrosis una endoscopia antes del tratamiento para verificar varices es fundamental y, después de la cura, realizar nueva endoscopia a los seis o doce meses, conforme la gravedad de las varices observadas antes del tratamiento.

– La evaluación de la recurrencia o reinfección con hepatitis C es recomendada solamente si el paciente presentar riesgo continuado de infección o si hay una disfunción hepática inexplicable. En esos casos, se recomienda realizar pruebas de RNA-HCV (Carga Vírica).

– La evaluación de otras causas de enfermedad hepática es recomendada para pacientes que presentan pruebas hepáticas persistentemente anormales después de alcanzar la cura de la hepatitis C.

– La lesión hepática causada por la hepatitis C para de progresar con la cura y hasta logra regresión, aunque existe riesgo de progresión en el daño al hígado no relacionados al virus si existen otras condiciones, como enfermedad del hígado graso (esteatosis) o enfermedad hepática alcohólica, entre otras.

– Pacientes con cirrosis o fibrosis avanzada permanecen en riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular (cáncer de hígado) después de la cura de la hepatitis C. Deben continuar a ser sometidos a vigilancia regular del cáncer de hígado, a pesar del menor riesgo que resulta después de la cura de la hepatitis C.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar