Hepatitis B y hepatitis C

922

Voltar

Las hepatitis B y C son infecciones causadas por virus que atacan el hígado, provocando daños crónicos al órgano, insuficiencia hepática y muerte. Por falta de campañas de divulgación no existe conciencia en la población, haciendo que las personas adquieran y transmitan inadvertidamente la infección.

Debería tener campañas de divulgación, pues el diagnóstico de las hepatitis B y C es hecho fácilmente por pruebas serológicas y PCR (reacción en cadena de la polimerasa) para el virus. La vacunación está disponible para la hepatitis B, pero no existe vacuna para la hepatitis C.

Mientras la principal forma de transmisión de la hepatitis B es sexual, en la hepatitis C la transmisión sexual es controvertida, sea como sea toda relación sexual debe ser utilizando preservativos, pues hay muchas otras enfermedades de transmisión sexual. La actividad sexual que involucra trauma en la cobertura de la parte blanda del ano o partes genitales puede facilitar la diseminación de infecciones.

Los virus de las hepatitis necesitan entrar en el cuerpo en una transfusión no segura, por agujas y jeringas no esterilizadas, por tatuajes con agujas contaminadas, colocación de piercings, en el tratamiento odontológico, por instrumentos de manicura o podología no esterilizados, compartiendo láminas de afeitar, etc., etc. Todo instrumento infectado puede transmitir la hepatitis si provocan una lesión.

Un individuo recientemente infectado raramente va a tener algún síntoma, fatiga sin explicación de la causa o pérdida del apetito pueden ser únicos signos que la persona está infectada.

Cuando pasa a existir un considerable daño en el hígado entonces los síntomas pasan a aparecer, hay pérdida del apetito, náuseas, vómitos, ictericia (ojos amarillentos) y prurito generalizado, uno o más de uno de estos síntomas son signos claros de la necesidad de buscar asistencia médica.

Al principio es la fase de la fibrosis, cuando el hígado inflama, más tarde al progresar la infección ocurre la destrucción gradual de las células hepáticas, en ese punto el cuadro ya es de cirrosis.

Las señales de la cirrosis, además de las citadas, pueden incluir la acumulación de líquido en el abdomen (ascitis), deficiencias de proteínas y factores de coagulación. El sangrado interno o externo agrava la condición clínica del infectado. El avance del daño en el hígado altera el estado mental (encefalopatía) entrando en coma y con posibilidades de muerte.

Otras condiciones de salud ocasionan una progresión acelerada de la enfermedad en el hígado, como el consumo de bebidas alcohólicas, el uso exagerado de analgésicos, exposición a vapores tóxicos, obesidad, grasa en el hígado (esteatosis), diabetes e incluso presión arterial alta y sedentarismo.

El tratamiento de las hepatitis B y C se realiza por medicamentos antivirales eficaces en el control del progreso de la enfermedad en el caso de la hepatitis B y para la curación en el caso de la hepatitis C. Cuando la cirrosis o el cáncer de hígado se ha desarrollado el trasplante de hígado pasa a es una opción de tratamiento, pero es un procedimiento muy caro y no está disponible fácilmente.

Resumiendo, se puede decir que, si una persona es infectada por la hepatitis B o C, ella está condenada a perder calidad de vida. Por lo tanto, es mejor prevenir evitando la infección o haciendo la prueba para diagnosticar precozmente y luego tratar.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar