El Hígado y la Diabetes – Frutas en la alimentación de personas con problemas en el hígado

1192

Voltar

Las frutas son una tentadora opción de postre, pero es necesario que las personas con problemas en el hígado sean cautelosas en su ingestión.

La posibilidad de desarrollar diabetes es mayor en las personas con problemas en el hígado, ya sea una hepatitis (incluso ya curada) o con grasa en el hígado (esteatosis), pero ¿usted sabe o se imagina cuánto de azúcar usted está ingiriendo al comer una fruta?

A continuación, las principales frutas en la alimentación y la cantidad de azúcar que sin saber están alimentando su organismo, sobrecargando su hígado y la capacidad del páncreas de producir insulina.

AGUACATE

No todas las frutas tienen mucha azúcar. Un aguacate entero tiene sólo medio gramo de azúcar. Colóquelo en una ensalada o haga una crema. Pero atención, el aguacate es rico en calorías, por lo que puede que no sea una buena idea para hacerlos un hábito diario.

BANANA

Un plátano promedio tiene 14 gramos de azúcar.

CHERRY – CEREZA

Un vaso medio de cerezas tiene 18 gramos de azúcar.

HIGO

Cada higo de tamaño mediano tiene 8 gramos de azúcar.

FRAMBUESA

Una taza media con frambuesas tiene solamente 5 gramos de azúcar

GUAYABA

Cada guayaba tiene 5 gramos de azúcar.

MANGO

El mango tiene una enorme cantidad de azúcar, 45 gramos, no es su mejor opción si usted está tratando de controlar la cantidad de azúcar que come.

SANDÍA

Una porción media de sandía tiene 17 gramos de azúcar.

MELÓN

Una rebanada de tamaño medio de melón tiene sólo 5 gramos de azúcar y sólo 23 calorías.

MAMÓN PAPAYA

La mitad de una papaya pequeña tiene 6 gramos de azúcar.

FRESA – FRUTILLA

Un vaso de fresas enteras tiene sólo 7 gramos de azúcar.

PERA

Una pera de tamaño medio tiene 17 gramos de azúcar.

UVA

Un vaso de uvas tiene alrededor de 23 gramos de azúcar.

Las personas con grasa en el hígado tienen o han tenido alguna hepatitis deben ser acompañadas rutinariamente por el profesional de la salud para evitar desarrollar diabetes.

Las personas con diabetes no sólo deben controlar la glucosa, como deben ser acompañadas para tratar de diagnosticar lo que ha causado la diabetes, pudiendo ser obesidad, sedentarismo, alimentación inadecuada o incluso una hepatitis C aún no diagnosticada.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar