Cuidando (tratando) la grasa del hígado (esteatosis)

799

Voltar

No existe un tratamiento farmacológico para tratar la grasa del hígado (esteatosis). En este texto explicaremos qué debe hacer la persona con grasa en el hígado para evitar la acumulación de grasa y, en muchos casos, incluso lograr la eliminación. El tratamiento consiste básicamente en modificaciones del estilo de vida, incluida una dieta saludable y un mayor ejercicio.

(Este artículo es la continuación del texto publicado el 30/09/2019 “La grasa en el hígado es un problema de salud grave” que se encuentra http://www.hepato.com/es/2019/09/a-gordura-no-figado-e-um-grave-problema-de-saude/ )

El hígado es una estación de limpieza de toxinas, que produce ciertas proteínas para ayudar al cuerpo a nutrirse y ayudar a sanar las heridas o evitar sangrar, pero con la grasa el hígado no puede funcionar a satisfacción.

La acumulación de grasa en el hígado puede ser tan dañina como el consumo de alcohol, y puede provocar daño y cicatrización hepática progresiva, lo que conduce a cirrosis hepática y cáncer de hígado.

El hígado está involucrado en toda la digestión, absorción y metabolismo de los alimentos que comemos.

El daño hepático causado por los depósitos de grasa se puede revertir con simples cambios en la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso, nuestro cuerpo hace algo increíble y el primer lugar donde pierde todas estas células de grasa es en nuestros órganos, especialmente en el hígado.

Se sabe que la acumulación de grasa en las células hepáticas conlleva un mayor riesgo de muerte relacionado con la enfermedad cardiovascular y la enfermedad hepática. Las personas con mayor riesgo de enfermedad del hígado graso son aquellas que:

-Son obesos;

– Diabéticos;

-Tienen resistencia a la insulina;

-Tienen hipertensión (presión arterial alta);

-Tienen hiperlipidemia (exceso de colesterol y triglicéridos en la sangre).

(Al final del texto es encontrada una calculadora para conocer la fibrosis causada por la grasa en el hígado (esteatosis))

EL PELIGRO DEL SÍNDROME METABÓLICO

El síndrome metabólico es uno de los factores más importantes que causan grasa en el hígado.

El síndrome metabólico es un conjunto de afecciones que ocurren al mismo tiempo e incluye obesidad, hipertensión, niveles altos de azúcar en la sangre y niveles anormales de grasa. Es un factor de riesgo importante para enfermedades no transmisibles como ataques cardíacos, diabetes o derrames cerebrales.

El síndrome metabólico generalmente es fácil de observar debido al aumento de la cintura. Puede determinarse por el índice de masa corporal (IMC), o midiendo la circunferencia de la cintura (en los hombres el valor normal es de hasta 102 cm y en las mujeres de hasta 88 cm), o por la relación entre las medidas de la cintura cuando es mayor que la medida de la cadera.

La grasa del vientre, llamada grasa visceral, es el tipo de grasa más peligroso porque puede dañar los órganos principales, incluidos el hígado, el páncreas y los riñones.

CUIDAR Y TRATAR LA GRASA DEL HÍGADO

Aquí hay algunos estudios e investigaciones importantes:

1 – En un curioso estudio reciente publicado en la revista “Environmental Pollution” (doi: 10.1016/j.envpol.2019.113231)  los investigadores concluyeron que las personas que viven cerca de áreas verdes tienen un menor riesgo de desarrollar el síndrome metabólico, ya que esas personas tienen mayor facilidad de realizar actividades físicas, así como una menor exposición a la contaminación del aire que ocurre en las áreas centrales de las ciudades.

2 – Otro estudio analizó datos de 121.706 mujeres (de 30 a 55 años) y 51.529 hombres (de 40 a 75 años), ninguno con cirrosis o infectado con hepatitis viral. De 1986 a 2010, los datos semanales de actividad física se midieron cada seis meses.

Aquellos que caminaron por un mínimo de 4 horas a la semana tenían un riesgo 40% menor de muerte por problemas hepáticos que las personas sedentarias. El mayor beneficio se observó en los participantes que además de caminar 4 horas a la semana también practicaban ejercicios de fuerza practicados en el gimnasio.

3 – Los investigadores siguieron a 233.676 pacientes durante cinco años realizando ecografías y validando los datos. Se identificaron 126.811 individuos sin hígado graso, y 29.014 de ellos desarrollaron hígado graso durante los cinco años de seguimiento. Al inicio del estudio, había 42.536 individuos con grasa hepática y de estos individuos, 14.514 resolvieron el problema.

El resultado del estudio mostró que el beneficio del ejercicio realizado cinco o más veces a la semana se asoció con un beneficio significativo, tanto en la regresión de la grasa en el hígado como en el riesgo de desarrollarla (Effect of exercise on the development of new fatty liver and the resolution of existing fatty liver – Ki-Chul Sung, Seungho Ryu, Jong-Young Lee, Jang-Young Kim, Sarah H. Wild, Christopher D. Byrne – Journal of Hepatology – October 2016Volume 65, Issue 4, Pages 791-797)

4 – Los resultados del estudio (Physical activity levels and hepatic steatosis: a longitudinal follow up study in adults – Aline Mendes Gerage, Raphael Mendes Ritti-Dias, Babu Balagopal, Raquel Dilguerian de Oliveira Conceição, Daniel Umpierre, Raul Dias dos Santos Filho, Gabriel Grizzo Cucato, Márcio Sommer Bittencourt – Hepatology – Accepted manuscript online: 30 August 2017 – DOI: 10.1111/jgh.13965)  muestran que los sujetos que al comienzo del estudio no tenían grasa hepática que se volvieron o permanecieron físicamente activos durante el período eran menos propensos a desarrollar grasa en el hígado en comparación con aquellos que permanecieron físicamente inactivos.

Entre aquellos con grasa en el hígado que se mantuvieron físicamente activos mejoraron beneficiosamente el estado de la grasa en el hígado.

Los autores concluyen que los niveles más altos de actividad física se asociaron con la prevención y el tratamiento de la esteatosis (grasa en el hígado).

ALIMENTACIÓN

En cuanto a la comida, lo ideal es comer entre cinco y seis comidas pequeñas al día, sin dejar pasar más de seis horas sin comida. ¡Es una excelente fórmula para perder peso!

Recuerde que un refresco, una cerveza o una copa de vino tiene calorías. Reduzca la cantidad usando una taza más pequeña. La mejor opción es siempre beber agua. La abstinencia de alcohol a corto plazo (30 días) en bebedores moderados mejora la resistencia a la insulina y los factores de riesgo en personas con enfermedad de grasa en el hígado.

Para tratar de controlar la grasa en el hígado, es necesario incluir fibra en la dieta. Las verduras de hojas, granos enteros, nueces y frijoles son buenos para combatir la grasa en el hígado.

No hay “súper alimentos” que queman grasa visceral como se anuncia en la televisión. Intente mejorar sus hábitos alimenticios y agregue actividad física todos los días.

Una dieta saludable baja en carbohidratos simples y grasas saturadas, alta en fibra, carnes magras, frutas y verduras es el primer paso para tratar y prevenir el síndrome metabólico.

Las personas con hígado graso (esteatosis) que pierden el 10% de su peso corporal con una dieta pueden revertir el daño hepático. Pero nunca debe usar suplementos para bajar de peso ya que esto puede empeorar la condición del hígado. Nunca debe hacer dietas “milagrosas”.

Varios estudios confirman el beneficio del consumo de café con algunas enfermedades hepáticas, como la hepatitis C y el hígado graso.

1 – Los autores de este estudio concluyen que el diagnóstico de esteatosis no alcohólica y fibrosis fue menos frecuente en obesos que tenían un mayor consumo de café y que los resultados sugieren que este tipo de paciente obeso que toma café puede tener una menor posibilidad de desarrollar esteatosis. (COFFEE CONSUMPTION IS A PROTECTOR FACTOR FOR SEVERE OBESE PATIENTS WITH NONALCOHOLIC STEATOHEPATITS – ALEH 2014 – Barros RK, Cotrim HP, Daltro CH, Alves E, Freitas LA, Oliveira YP, Vasconcelos AC; Araújo F; Daltro CS and NASH Study Group – NASH Study Group – PPgMS – Faculdade de Medicina – Universidade Federal da Bahia – Núcleo de Tratamento e Cirurgia da Obesidade, Salvador – BA – CpGMS – FIOCRUZ, Salvador – BA)

2 – Los resultados de este estudio muestran que los pacientes con fibrosis severa (F3) tenían un consumo significativamente mayor de fructosa industrial, bebiendo refrescos, que están endulzados con fructosa industrial porque es un edulcorante más barato que el azúcar.

Además, el mismo análisis encontró que los pacientes que consumían alimentos endulzados con fructosa industrial tenían una mayor actividad necro inflamatoria y esteatosis severa.

Entre los pacientes que ingirieron la misma cantidad de fructosa exclusivamente a través del consumo de fruta, no tuvieron los mismos altos niveles de actividad necro inflamatoria o esteatosis (INDUSTRIAL, BUT NOT FRUIT FRUCTOSE INTAKE IS INDEPENDENTLY ASSOCIATED WITH SEVERE LIVER FIBROSIS IN GENOTYPE 1 CHRONIC HEPATITIS C PATIENTS – S. Petta, V. Di Marco, F.S. Macaluso, C. Cammà, D. Cabibi, S. Ciminnisi, L. Caracausi, A. Craxì. – EASL 2013 – Abstract 486).

MIS COMENTARIOS

Es importante tratar de “quemar” esta grasa visceral con caminar, nadar, andar en bicicleta, hacer ejercicio durante 45 minutos cinco días a la semana.

Por lo tanto, nada más prudente que organizar nuestras vidas y, sin tener que contratar a un profesor, tener una buena caminata diaria, enérgica, de más de 30 minutos logrará resultados que todos quedaran asombrados, pero recordando que esto no debería ser una razón para abandonar las consultas y consejos del médico tratante.

Caminar ininterrumpidamente en una cinta de correr o en la calle durante una hora todos los días puede retrasar la progresión del depósito de grasa en el hígado e incluso disminuir en los casos en que la esteatosis no fue causada por bebidas alcohólicas.

El beneficio es mayor para las personas obesas que progresan para convertirse en diabéticas. El ejercicio aeróbico mejora el metabolismo del cuerpo y disminuye la formación de radicales libres producidos por la oxidación de la grasa en el hígado.

Son conocimientos científicos interesantes de lo que la sabiduría popular conoce muy bien. Las personas activas que realizan actividades físicas diarias saben que tienen mejores resultados en los exámenes de salud. La actividad aeróbica oxigena el cuerpo y, por lo tanto, la grasa depositada en el hígado o en el resto del cuerpo, evita la producción de radicales libres, que son responsables de causar inflamación de varios órganos, incluido el hígado.

IMPORTANTE: La actividad física debe ser estimulada y apropiada para la edad y estado físico de cada individuo.

La liposucción es un error y no eliminará la grasa visceral, ya que la liposucción no llega a la pared abdominal.

FINAL

Por el momento no hay medicamentos para tratar la grasa del hígado, pero afortunadamente hay mucha investigación y en dos o tres años tendremos opciones terapéuticas para el tratamiento.

El Congreso Americano del Hígado, AASLD-2019, se llevará a cabo en Boston en noviembre, donde la grasa del hígado seguramente será el tema central. Estaré allí para después poder divulgar sobre la investigación y el conocimiento sobre la enfermedad.


 

CALCULADORA PARA CONOCER LA FIBROSIS CAUSADA POR LA GRASA EN EL HÍGADO (ESTEATOSIS)

Las personas con hígado graso (esteatosis) deben tener sus valores de fibrosis seguidos con el tiempo para evaluar la progresión o la estabilización.

Para usar la calculadora necesita tener algunos datos, como la edad del paciente, el índice de masa corporal (IMC o IMC), si la persona es diabética (o no), los niveles de transaminasas (ALT y AST), el nivel de albúmina y la cantidad de plaquetas.

La calculadora para obtener el grado de fibrosis en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) (esteatosis) se encuentra en: https://www.mdcalc.com/nafld-non-alcoholic-fatty-liver-disease-fibrosis-score#next-steps

RESULTADOS

  • Si el resultado es inferior a 1.455, el grado de fibrosis es entre no fibrosis (F0), fibrosis mínima (F1) o fibrosis moderada (F2).
  • Si el resultado está entre 1.455 y 0.675, desafortunadamente indica un resultado indeterminado.
  • Si el resultado es inferior a 0.675, indica fibrosis severa (F3) o cirrosis (F4).

Se requeriría una biopsia hepática o algún método de imagen para determinar la gravedad de la fibrosis en solo el 25% de los pacientes identificados como “indeterminados”

Interpretación de los grados de fibrosis:

Fibrosis F0 = indica que no hay fibrosis;

Fibrosis F1 = indica fibrosis mínima;

Fibrosis F2 = indica fibrosis moderada;

Fibrosis F3 = indica fibrosis severa;

Fibrosis F4 = indica que ya existe cirrosis.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

 

Compartilhar