Extraño estudio de la Universidad de São Paulo sobre sofosbuvir

438

Voltar

El artículo del periódico Folha de São Paulo, de 21 de octubre, con el título “Defensoria cuestiona no Cade aumento de 1.422% en remédio para hepatitis C” informa que Médicos Sin Fronteras y otras organizaciones de la sociedad civil utilizaron datos del estudio de la Facultad de Derecho de la Universidad del Estado de São Paulo – USP – para solicitar a la Oficina del Defensor Público que informe al Cade (defensa de la economía) sobre probable monopolio y practica de precios abusivos con del medicamento sofosbuvir para el tratamiento de la hepatitis C, un estudio sin pie ni cabeza donde los autores simplemente comparan “aviones con navios”.

No es posible pensar que los profesionales del derecho de la Universidad del Estado de São Paulo (USP) no sean conscientes de que el sofosbuvir solo no cura nada y, que para el tratamiento de la hepatitis C, debe combinarse con daclatasvir.

De manera extraña e incluso parcial, los autores comparan los precios de los medicamentos en varias compras, desde sofosbuvir solo con precios de pequeñas compras realizadas por municipios o estados para satisfacer demandas legales, ventas realizadas por distribuidores e incluso un importador. Los autores ocultan que el tratamiento de la hepatitis C en Brasil se brinda de forma gratuita por el sistema único de salud y se ofrece a TODAS las personas infectadas, por lo que los precios comparativos deberían ser los que se ofrecen en las compras del Ministerio de Salud y no los que se practican en privado en las compras para atender a unos pocos infectados que recurrieron a los tribunales contra estados y municipios.

Como se observa en el primer párrafo del estudio, el estudio fue encargado especialmente con el propósito de representar en el Cade, solicitado por quienes ingresaron en la defensoría pública. Un estudio destinado a obtener dicho resultado.

Por eso, en defensa de la administración pública que actualmente dirige el ministerio de salud, explicaremos los precios realmente pagados por el sistema único de salud de Brasil, que es lo que le importa al país, eliminando cualquier información engañosa.

En julio de 2018, se celebró una sesión de consulta de precios para la compra de medicamentos, en la que participaron cinco empresas manufactureras, Gilead, Farmanguinhos, Abbvie, MSD y BMS, demostrando que no existe el monopolio en el tratamiento de la hepatitis C, como está implícito. La oferta más baja fue de MSD a 1,023.12 dólares por tratamiento. Pero inexplicablemente no se realizó ninguna compra y los medicamentos que habían estado desaparecidos desde el año anterior seguían en falta, con 15,000 pacientes esperando.

Entonces, en noviembre, sin tener en cuenta las ofertas de julio, una compra de sofosbuvir donde solo el sofosbuvir pudo participar porque habían decretado compra directa del daclastavir, por lo que solo podía participar sofosbuvir y no los demás fabricantes de medicamentos, lo que resultó en la compra de 13.000. tratamientos de sofosbuvir con sofosbuvir genérico e daclatasvir, lo que resultó en un costo absurdo de 2.505 dólares por tratamiento, un total de 32.565.000 dólares.

Lo que se deduce en la primera página del estudio del Departamento de Derecho Comercial de la Facultad de Derecho de la Universidad de São Paulo (USP) mostrando que fue hecho “a pedido” para tener tal resultado, que queda plenamente demostrada la mentira del resultado por lo que sucede el 16 de enero de 2019, solo 45 días después de la compra del tratamiento con sofosbuvir genérico. A ver:

En una nueva sesión de negociación, totalmente abierta, con la participación de todos los fabricantes (Gilead, MSD, Abbvie, Blanver y BMS), en los siete ítems ofrecidos, en todos ellos, la combinación con sofosbuvir genérico fue más costosa que los medicamentos de marca.

El precio ofrecido por Gilead por el medicamento Harvoni (Sofosbuvir / Ledipasvir) fue de 1,148.12 dólares por tratamiento, y hasta el 75% de los infectados que no tienen cirrosis se tratan en solo ocho semanas cuando se usa Harvoni, es decir el costo del tratamiento es de solo 765 dólares por tratamiento, que es un 70% menos que la compra de sofosbuvir genérico realizada unos días antes.

Entonces, está la pregunta que no quiere callar, ¿dónde está el aumento del 1,422% reportado en el estudio de la USP cuando el gobierno realmente pagó un 70% menos que la compra de sofosbuvir genérico? ¿Por qué intentar ingresar datos alarmantes, incorrectos?

La Universidad del Estado de São Paulo (USP) es una de las instituciones más prestigiosas del mundo. ¿Cómo puede la Facultad de Derecho prestarse a manipular los números para que las instituciones puedan presentar dicho estudio a la justicia para que el defensor público pueda preguntarle al Cade cualquier cosa, sin fundamentos verdaderos? Esto incluso puede considerarse un caso litigante de mala fe.

Cuando los autores de un estudio o investigación realizan una obra queriendo por adelantado obtener un determinado resultado, no tiene ningún valor científico, no fue presentada al Comité de ética ya que nunca autorizaría la ejecución y por lo tanto el estudio perdió todo y cualquier valor científico y, lo que es peor, dañó en gran medida la imagen y el prestigio de la Universidad de Sao Paulo – USP.

Aclaro que no estoy defendiendo ningún laboratorio ya que hay cinco fabricantes de medicamentos compatibles para tratar la hepatitis C, estoy defendiendo los recursos del sistema público de salud, de modo que a través de precios negociados abiertamente el ministerio de la salud compre el más barato y no, cuando se guía por información distorsionada termina pagando más caro, al final, el dinero gastado en el sistema público de salud es el dinero del pueblo, nuestro dinero.

¿Gilead no notificará a la Universidad Estatal de São Paulo (USP) para posicionarse en el absurdo estudio y hacer una aclaración pública? Obviamente, Gilead debe haber ingresado en el Cade refutando los argumentos presentados por los demandantes, pero Gilead no demandará a quienes firmaron la solicitud del defensor público de daños morales y de imagen, porque aquellos que buscan justicia con datos que no son verdaderos se consideran litigantes de mala fe, sabrá con qué intereses actúan estos grupos.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar