Estoy curado de hepatitis C: ¿Y ahora qué pasa?

6296

Voltar

Si a las 12 semanas después del final del tratamiento sin que se detecte el virus, el paciente obtiene la llamada respuesta virológica sostenida. Esta es la forma «médica» de decir que una persona está curada de hepatitis C.

Y AHORA: ¿QUÉ SUCEDE CON LA FIBROSIS?

Con la cura de la hepatitis C, no habrá nuevos daños hepáticos causado por el virus. Y con el tiempo (diferente para cada persona, pero posiblemente cinco años o más), el hígado puede regenerarse. ¡Es eso mismo!

Desde la antigüedad, el fenómeno de la regeneración del hígado se conocía a través de la mitología griega. Prometeo se peleó con Zeus. Como resultado, fue encadenado en la cima de una montaña y se le ordenó alimentar diariamente a un águila con parte de su hígado. Sin embargo, por la noche, el órgano estaba en proceso de regeneración.

O.K., el virus de la hepatitis C ha desaparecido y ya no ataca el hígado, pero para regenerarse no debe haber otras condiciones que puedan dañar el hígado que pueden ser causadas por el alcohol (hepatitis alcohólica), el sobrepeso (grasa del hígado, esteatosis) o afecciones genéticas (como la hemocromatosis) entre otras afecciones. También podría ser una lesión relacionada con una enfermedad autoinmune, como la cirrosis biliar primaria.

En general, si solo existía fibrosis moderada causada por hepatitis C, fibrosis F0, F1 o F2 antes del tratamiento, siempre y cuando la persona no se exceda con los alimentos, no se requiere una atención médica de seguimiento hepático específica. El paciente continua con su vida normal, debiendo cuidar el hígado y no se requiere más seguimiento en relación al hígado.

Si el daño hepático ha sido más extenso, con fibrosis F3 o F4 (cirrosis) necesitará atención de seguimiento específica para el hígado por el resto de la vida del paciente debido a la posibilidad de complicaciones. Una ecografía abdominal cada seis meses y se necesitarán análisis de sangre para controlar la posibilidad de desarrollar cáncer de hígado. Con cirrosis, deberá realizar una endoscopia. Hable con su médico sobre el seguimiento posterior al tratamiento.

¿QUÉ PASA SI LAS PRUEBAS DE HÍGADO SIGUEN SIENDO ANORMALES?

Alguien que se cura de la hepatitis C siempre tendrá anticuerpos, la infección ha desaparecido, pero si realiza una prueba ANTI-HCV siempre será positiva, lo que no indica infección, indicando que en algún momento de la vida tuvo contacto con el virus.

Después del tratamiento, las transaminasas deberían volver a la normalidad.

Los resultados anormales de las transaminasas pueden indicar algún otro problema, como el uso excesivo de alcohol o grasa en el hígado, la esteatosis, la hemocromatosis o un trastorno genético o autoinmune, entre otras afecciones que afectan el hígado.

Durante el tiempo que estuvo infectado, el hígado sufrió un proceso de inflamación. La inflamación causa fibrosis que afecta el órgano. La respuesta inflamatoria en la hepatitis C es lenta pero progresiva, y ocurre de manera diferente en cada persona. En 10, 20 o 30 años, es probable que la enfermedad hepática cambie de F0 a F4. Los hombres también progresan más rápido, influyen mucho la edad en el momento de la infección, el estilo de vida y la genética.

¿QUÉ PASA SI NO OBTUVO UNA CURA PARA LA HEPATITIS C?

Con el tratamiento con los nuevos medicamentos orales libres de interferón de acción directa, la mayoría logra la cura definitiva para la hepatitis C, pero en un porcentaje muy pequeño, entre el 1% y el 3% de las personas no. Algunos porque tuvieron que suspender el tratamiento, otros por otras razones.

¿Qué pasa después? Se requerirán análisis de sangre cada 6 a 12 meses para verificar la función hepática, realizar pruebas sanguíneas completas y otros que su médico estará solicitando. El médico volverá a evaluar su salud para indicar el retratamiento con otra opción de medicamento.

PROTEGER EL HÍGADO DESPUÉS DEL TRATAMIENTO.

El paciente curado de la hepatitis C debe beber de forma responsable. El consumo excesivo de alcohol puede causar fibrosis adicional. Si el hígado tiene fibrosis F0, F1 o F2, si es mujer, no tome más de un vaso al día, si es hombre, un máximo de dos vasos. La abstinencia está indicada para aquellos con fibrosis F3 o F4 (cirrosis).

Mantener el peso ideal es fundamental. La grasa del hígado y la esteatosis están directamente relacionadas con el sobrepeso o la obesidad, recordando que la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y los niveles altos de triglicéridos dañan el hígado.

Es necesario controlar y tener cuidados con medicamentos. Ciertos medicamentos son tóxicos para el hígado. Nunca automedicarse. Antes de tomar un medicamento, es necesario consultar el médico.

¿ES POSIBLE CONTRAER HEPATITIS C NUEVAMENTE?

Por supuesto. Existen muchos genotipos diferentes en la hepatitis C, por lo que curar uno no protege de una nueva infección.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar