Síntomas que indican cirrosis en el hígado

1281

Voltar

La cirrosis hepática es una enfermedad grave que finalmente conduce a la destrucción del hígado. Causando la muerte de las células hepáticas, dejándolas con una consistencia dura y grumosa.

Es una enfermedad grave porque el hígado realiza múltiples funciones como la síntesis de proteínas (albúmina y otras), síntesis de vitaminas, es una importante reserva de energía, contribuye a la absorción de los alimentos, síntesis de factores de coagulación que impiden sangrado, eliminación de toxinas del sistema digestivo, eliminación de tóxicos (alcohol, drogas), defensa del cuerpo contra infecciones, etc.

Las causas principales para desarrollar cirrosis son las hepatitis B y C, depósitos grasos en el hígado (esteatosis), consumo excesivo de alcohol. También son factores que pueden conducir a cirrosis, en menor medida, cirrosis biliar primaria, hepatitis autoinmune, enfermedad de Wilson, hemocromatosis, déficit de alfa 1-antitripsina, anomalías de las vías biliares y colangitis esclerosante primaria.

Los síntomas más comunes que aparecen como alertas al comienzo del desarrollo de la cirrosis suelen ser fatiga, pérdida de energía, pérdida de apetito y peso, náuseas, dolor abdominal y pequeñas manchas en la piel.

Cuando la cirrosis en el hígado ya está avanzada, los siguientes síntomas diagnostican una condición de salud grave:

– Ictericia (ojos y piel amarillos);

– Presencia de ascitis (vientre hinchado, llamada popularmente de barriga de agua);

– Hinchazón de las piernas;

– Sangrado digestivo en forma de vómitos o heces con sangre, causadas con mayor frecuencia por la ruptura de venas dilatadas en el esófago (várices esofágicas);

– Heces descoloridas;

– Cambios mentales que pueden conducir a confusión mental, agresión e incluso coma (encefalopatía hepática);

– Desarrollo de infecciones graves;

– Cambios hormonales con disfunción eréctil y glándulas mamarias agrandadas en hombres;

– Cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular).

El riesgo de desarrollar cáncer de hígado en la cirrosis hepática es de aproximadamente 1 a 4% por año. Este tipo de cáncer tiene una alta mortalidad si se diagnostica en una etapa avanzada.

Por esta razón, es muy importante que todas las personas con cirrosis realicen una ecografía abdominal cada seis meses, para que el tumor se diagnostique con pequeñas dimensiones. En tales casos, existen algunos tratamientos efectivos, como trasplante de hígado, extracción quirúrgica, radiofrecuencia, alcoholización, quimo embolización o un medicamento (sorafenib), administrado por vía oral.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar