Café y Té disminuyen el riesgo en las enfermedades del hígado

853

Voltar

La revista Gastroenterology de este mes publica un artículo mostrando que el consumo regular de café y té producen una reducción significante en la progresión de las enfermedades crónicas del hígado. Varios estudios ya fueron publicados sugiriendo que beber café protege contra daños hepáticos, pero estudios comparativos son difíciles de realizar y algunos pesquisidores piensan que los datos clínicos todavía son inciertos.

Los Dres. Constance Ruhl y James Everhart de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, investigaron la relación que existe entre individuos con enfermedades crónicas del hígado, que beben café y té de forma rutinaria, comparando los mismos con el número de internaciones de pacientes, también con enfermedades crónicas en el hígado, pero sin el hábito de ingerir estas bebidas.

En una primera parte de la pesquisa fueron seguidos individuos participantes en la pesquisa sobre salud y nutrición realizada por el gobierno americano entre 1971 y 1975. Los pacientes entrevistados eran preguntados sobre el consumo de café y té y clasificados en tres categorías, aquéllos que ingerían menos de 1 taza por día, otros entre 1 y 2 tazas y otros consumiendo más de dos tazas diarias.

El resultado de esta primera parte de la pesquisa mostró que aquellos pacientes que bebían más de dos tazas por día presentaban un riesgo de sufrir internaciones inferiores a la mitad de aquellos pacientes que bebían menos de 1 taza por día.

Una segunda parte de la pesquisa incluyó pacientes entre los años 1982 y 1984 a los cuales era preguntado, de forma más detallada, sobre el consumo de té y café y fueron seguidos durante 10 años, hasta 1992 y 1993 en un hospital, considerando internaciones y los casos de cirrosis y muerte a causa de la enfermedad.

El grupo total de la pesquisa era compuesto por 9.849 pacientes atendidos en el hospital y fueron seguidos en medía por 19 años. Una analice global también mostró que aquéllos que bebían dos o más tazas por día presentaron menos problemas acumulativos en el hígado (menos de la mitad) que aquéllos que bebían menos de 1 taza por día.

Fue observado que los beneficios del té o del café eran superiores en pacientes con menor daño hepático, siendo menores los beneficios en aquéllos con mayor daño en el hígado.

Concluyen los pesquisidores que el consumo regular de té y café disminuyen el riesgo de una progresión más acelerada en las enfermedades crónicas del hígado.

Fuente: Gastroenterol 2005: 129(6): 1928-36

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar