Piernas “pesadas” en la hepatitis C – Neuropatía periférica

5664

Voltar

Un número considerable de portadores de hepatitis C relata sentir un cansancio grande en las piernas, en general reclaman que las piernas están “pesadas”. En este artículo intentaré explicar el conocimiento actual de esta condición extra-hepática, conocida como “Neuropatía periférica”, que perjudica la calidad de vida de uno en cada seis infectados con la hepatitis C.

A neuropatía periférica ataca los nervios de las piernas y de los brazos, siendo una consecuencia común en los diabéticos. En los infectados con la hepatitis C no se conoce todavía de forma correcta porque ella acontece. Hasta recientemente se creía que la neuropatía periférica estaba asociada al aparecimiento de la crioglobulinemia derivada de la infección por el virus de la hepatitis C, sin embargo estudios recientes contradicen esta afirmación.

Un estudio italiano realizado en siete centros médicos con 234 pacientes infectados con hepatitis C, todos vírgenes de tratamiento, quiénes no presentaban cualesquiera otras causas probables para la neuropatía periférica, como diabetes, consumo de alcohol, insuficiencia renal, avitaminosis (carencia de vitaminas), trastornos de la tiroides, neoplasias (cáncer) o presencia de agentes tóxicos.

La crioglobulinemia fue detectada en un 29,3% de los pacientes del estudio. En el total de los pacientes 15,3% fueron diagnosticados con la neuropatía periférica (10,6% por los síntomas y 4,7% en la forma subclínica). La neuropatía periférica fue encontrada en un 21% de los pacientes que presentaban crioglobulinemia y en un 13% de los que no presentaban crioglobulinemia.

La asociación de crioglobulinemia junto con la neuropatía periférica era encontrada en los pacientes de mayor edad. No fue encontrada ninguna relación entre el nivel de la carga viral y la presencia de la neuropatía periférica.

Los autores concluyen que la neuropatía periférica en individuos infectados con hepatitis C es más alta de aquello estimado hasta el presente momento, independiente del paciente sufrir de crioglobulinemia. Diversos estudios estiman que la neuropatía periférica sea encontrada entre 2,4 y 8% de la población en general. Los autores encontraron que entre los infectados con hepatitis C la neuropatía periférica afecta 15,3% de los pacientes.

Entre los síntomas más frecuentes de la neuropatía periférica (sentidos en piernas y brazos con mayor intensidad durante la noche) tenemos la sensación de falta de sensibilidad, hormigueo, dolor (sensación de “quemazón” o “descarga eléctrica”), calambres y, hasta falta de coordinación o equilibrio. Presentar síntomas no es una señal que la enfermedad esté en progresión. En muchos casos ella se mantiene estable.

El diagnostico es realizado en general por los síntomas físicos, pero en muchas personas la neuropatía periférica no presenta síntomas, dificultando el diagnostico. El medico va a observar atentamente el pie del paciente procurando señales específicas de la enfermedad, tales como lesiones cutáneas, problemas de circulación y sensibilidad. Exámenes específicos, realizados por médicos neurólogos podrán ser solicitados para evaluar la extensión del daño existente en los nervios.

El tratamiento de la neuropatía periférica consiste en el control de los síntomas mediante la utilización de medicamentos específicos para cada síntoma. Tanto el tratamiento como la evolución final dependen de la causa de ésta. El tratamiento alternativo más utilizado es la acupuntura. En algunos casos la fisioterapia reduce la intensidad de los espasmos o de la debilidad.

El tratamiento de la hepatitis C con interferón demostró ser eficaz en el tratamiento de la crioglobulinemia, pero en el caso de la neuropatía periférica los resultados son contradictorios, existiendo casos en los que el interferón provoca un empeoramiento del cuadro, exacerbando los síntomas de la neuropatía periférica preexistente al tratamiento de la hepatitis C.

Los pacientes deben prestar atención especial a mudanzas y sensaciones en piernas y pies. La pérdida de sensibilidad debe ser comunicada inmediatamente al medico. Pueden acontecer heridas y llagas que pasen desapercibidos por culpa de la pérdida de sensibilidad y así se infeccionar.

Individuos con neuropatía periférica deben ayudar el organismo a mantener la correcta circulación sanguínea en las piernas. Para tal deben realizar caminatas diarias, no deben cruzar las piernas por períodos prolongados, dos o tres veces por día mantenga las piernas en un nivel superior al cuerpo (acostado ponga almohadas para levantar las piernas). Evite el cigarrillo y no ingiera bebidas alcohólicas, éstos son dos factores que agravan el problema. Permanecer en una pileta alivia los síntomas. Si despierta por la noche por tener sensación de frío en los pies, use medias al dormir, no es romántico ni sexualmente erótico, pero es la única solución para no despertar durante el sueño.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base, entre otras, la siguiente fuente:
Santoro, L. Prevalence and characteristics of peripheral neuropathy in hepatitis C population. J Neurosurg Psychiatry 2006;77:626-629

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar