La nutrición y la depresión durante el tratamiento

1057

Voltar

Durante el tratamiento de la hepatitis C, son muchos los factores que pueden afectar el estado mental. Entre éstos, podemos mencionar los efectos secundarios del Interferón y de la Ribavirina, la alimentación, el estado espiritual, los factores psicológicos, las condiciones sociales y ambientales, y el estado nutricional del portador.

La depresión tiene de ser tratada por el médico que trata la hepatitis C y se necesario conjuntamente con un psicólogo o psiquiatra. Sin embargo, hay pequeñas cosas que pueden ayudar a disminuir o combatir la depresión, como una alimentación correcta que contemple la ingestión de nutrientes, de los cuales, reconocidamente, carecen las personas depresivas.

Deficiencias de nutrientes como folato (acido fólico), tiamina (vitamina B1), niacina (encontrada en la vitamina B3), piridoxina (encontrada en la vitamina B6) y cobalamina (vitamina B12) son asociadas a síntomas como la irritabilidad, la confusión mental, falta de concentración, falta de voluntad y depresión.

El consumo de alimentos que contiene estas vitaminas previene sus deficiencias y puede ayudar a reducir la intensidad de los síntomas. Entre los alimentos que pueden ayudar a mantener niveles elevados de estos nutrientes tenemos los que contienen:

– TIAMINA (vitamina B1), como la carne de cerdo, el germen de trigo, los ppescados, las aves, como el pollo y los huevos;

– NIACINA (encontrada en la vitamina B3), como la carne roja, carnes blancas y pescado;

– PIRIDOXINA (encontrada en la vitamina B6), como la carne roja, en las aves y en los pescados grasos como el salmón o atún;

– COBALAMINA (vitamina B12), como las carnes rojas y en las blancas. El hígado de estos animales es una buena fuente;

– FOLATO (acido fólico), encontrado en el germen de trigo y en la levadura de cerveza.

Puede parecer contradictorio recomendar comer carnes rojas o paté de hígado, sin embargo, debemos recordar que no podemos dejar de alimentarnos, y que debe siempre ser seguida una alimentación balanceada. Pequeñas porciones de todos los alimentos son necesarias para suplir las necesidades de vitaminas y minerales del organismo. No podemos ser radicales!

Existiendo un metabolismo anormal del azúcar, pueden ocurrir hipoglucemia y síntomas asociados, como crisis nerviosas, desespero, irritabilidad, todo seguido de una etapa de cansancio y somnolencia. Ocurre todavía que, al se metabolizar el azúcar refinado, son utilizadas las pocas reservas que quedan de estas vitaminas.

La cafeína puede causar irritabilidad, ansiedad, insomnio y fatiga.

Existen algunos alimentos que pueden causar alergia o mayor sensitividad en algunas personas. Estos efectos de alergia y sensitividad incluyen somnolencia, falta de concentración, insomnio y algunos otros.

 

Consejos de alimentación en el tratamiento de la depresión durante el tratamiento

 

– No “salte” las comidas. Respete los horários, manteniendo una rutina regular.

– Haga tres comidas y dos o tres meriendas durante el día, a intervalos regulares.

– Beba mucha agua, en pequeñas cantidades, durante todo el día. Lleve siempre una botella.

– Diminuya o elimine la cafeína, como el café, chocolate, bebidas con gas (refrescos) y el azúcar refinado.

– Elimine alimentos a los cuales pueda tener alergia o acentuada sensibilidad. Algunos de éstos podrían ser el tomate, el café o el chocolate, sin embargo la eliminación de cualquier alimento debe estar de acuerdo con la respuesta individual con la reacción de su organismo.

– Combine una alimentación saludable y balanceada con actividades físicas, preferiblemente al aire libre, como una caminata, andar de bicicleta o la práctica de la natación o ejercicios en la pileta, la exposición al sol da buenos resultados.

– Elimine de forma definitiva las bebidas alcohólicas.

– Si necesario, tome suplementos con vitaminas del complejo B, consultando antes su médico.

– Debemos tener siempre presente que lo que comemos afecta no solamente nuestro cuerpo, como también nuestro estado emocional.

– Intente alimentar el cuerpo con alimentos sanos; la mente, con pensamientos positivos, y el espíritu, con la confianza y el amor de la energía divina, siempre confiando que los medicamentos necesarios al tratamiento conseguirán el beneficio de la cura.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar