¿Al final, la depresión perjudica, o no perjudica, la respuesta al tratamiento de la hepatitis C?

948

Voltar

Varias veces escribí que al salir de cualquier congreso de hepatitis tengo la sensación de no tener oído siquiera una vez afirmaciones contundentes sobre los resultados presentados en las investigaciones. En general las conclusiones de los millares de estudios acaban colocando que “es probable”, “estimase”, “creyese”, es posible” y, así, todos logran opinar, pero nadie se atreve a dar la palabra final sobre un tema.

Es una precaución necesaria, pues lo que hoy es colocado como encontrado en una investigación mañana, y hasta muchas veces en el mismo congreso, puede ser puesto de forma totalmente discordante por otros investigadores. ¿Eso significa qué los estudios e investigaciones son fallos? Puedo responder, y de esta vez con coraje de hablar afirmativamente, que todos están correctos, pues la divergencia de resultados es fruto de la medicina no ser una ciencia exacta. Los avances científicos y el conocimiento de una enfermedad y su tratamiento se dan por aciertos y errores y, cuanto mayor el número de aciertos más se avanza para llegarse al tratamiento ideal.

Hago esa colocación porque varias veces escribí comentarios sobre investigaciones que colocaban que la depresión afecta la respuesta al tratamiento de la hepatitis C, pero acaba de ser publicada en el “American Journal of Gastroenterology” un estudio realizado con 400 infectados con el genotipo 1 de la hepatitis C tratados con interferón pegilado y ribavirina incluidos en el ensayo clínico “Virehep-C” que no hallo diferencia significativa en la respuesta sostenida (la cura de la hepatitis C) entre pacientes que presentaron depresión y pacientes sin depresión antes y durante el tratamiento.

Antes del tratamiento 12% de los pacientes presentaban depresión. 45% de esos pacientes presentaron durante el tratamiento efectos adversos psiquiátricos, contra solamente 28% de los pacientes que antes del tratamiento no tenían señales de depresión. El grupo de pacientes con depresión antes del tratamiento fue el que presentó mayor posibilidad de interrumpir el tratamiento, con 38% de ellos interrumpiendo contra 13% de los pacientes sin señales de depresión antes del tratamiento.

Durante el tratamiento 33% de los pacientes recibieron medicación antidepresiva. Ningún caso grave de alteración psiquiátrica fue observado y ningún paciente tentó o presentó tendencia suicida durante el tratamiento.

Al analizar las características de los pacientes que presentaron depresión fue encontrado que existe relación con la edad más joven del paciente, como un menor nivel socio económico, con menor apoyo social y tratarse de personas menos comunicativas. Pero no fueron encontradas diferencias en el porcentual de casos de depresión durante el tratamiento entre pacientes negros y blancos.

El resultado curioso es que entre los pacientes con depresión confirmada antes del tratamiento la cura fue lograda por 38% de ellos y en el grupo sin depresión antes del tratamiento la cura llegó a 40% de los pacientes, prácticamente el mismo resultado, más totalmente diferente de todo lo ya conocido.

Concluyendo, todos los estudios sobre depresión están correctos, demostrando que lo que es necesario para evitar perder el tratamiento por culpa de la depresión va a depender de la atención y cuidado dado al paciente depresivo, suministrando información y apoyo de una equipa multidisciplinar que incluya psiquiatras.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Division of Gastroenterology and Hepatology, University of North Carolina at Chapel Hill, NC; Epidemiology Data Center, Graduate School of Public Health, University of Pittsburgh, Pittsburgh, PA; Via Research, LLC, Princeton Junction, NJ; Division of Gastroenterology, University of California, San Francisco, CA.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO


Compartilhar