Evaluando la depresión al empezar el tratamiento de la hepatitis C

1234

Voltar

La gravedad de los síntomas depresivos observados en el pre-tratamiento es utilizada para evaluar el paciente y determinar la estrategia a ser seguida por el psiquiatra durante el tratamiento de la hepatitis C, sin embargo un nuevo estudio publicado en el “The American Journal of Gastroenterology” sugiere que lo más importante para la conducta terapéutica es observar los cambios que acontecen en las primeras semanas del tratamiento.

El estudio hizo una evaluación prospectiva midiendo el grado de depresión de 129 pacientes utilizando la escala “Beck Depression Inventory (BDI)” encontrando en el grupo 91 pacientes con síntomas mínimos de depresión, 28 pacientes con síntomas leves de depresión y 10 pacientes con síntomas moderados de depresión, conforme evaluación realizada antes del inicio del tratamiento.

La misma evaluación fue realizada al inicio del tratamiento, en la segunda y cuarta semana del tratamiento y a continuación a cada cuatro semanas, hasta finalizar o interrumpir el tratamiento. Todos los pacientes fueron tratados con interferón pegilado y ribavirina.

Al se comparar el resultado por la media de todos los 129 pacientes, antes de empezar el tratamiento el resultado por el “Beck Depression Inventory (BDI)” fue de un escore de 7,4, lo que es considerado una depresión mínima, ya la misma prueba realizada al final del tratamiento dio un resultado medio con un escore de 12,6, significando una depresión leve.

Al analizar los 28 pacientes con depresión leve al inicio del tratamiento fue encontrado que este grupo tuvo el mayor aumento en los síntomas depresivos, mayor todavía que en los 10 pacientes que al inicio del tratamiento presentaban depresión moderada.

Curiosamente los investigadores observan que los pacientes mínimamente deprimidos al inicio del tratamiento poseen menos probabilidades de lograr la cura que los pacientes con depresión leve o moderada, no encontrando una respuesta para tal hecho, motivo por el cual recomiendan la realización de nuevos estudios.

MI COMENTARIO:

La depresión afecta un número considerable de individuos infectados con hepatitis C pudiendo empeorar la intensidad con el tratamiento utilizando interferón y ribavirina. Por ese motivo es importante que antes del tratamiento el paciente sea encaminado a un psiquiatra o psicólogo para pasar por una evaluación y se diagnosticado algún síntoma de depresión el paciente sea medicado correctamente y pase a ser acompañado de forma continúa por un psiquiatra durante todo el tiempo de tratamiento.

El tratamiento de la hepatitis C debe ser multidisciplinar. El beneficio para el paciente es superior cuando un equipo multiprofesional cuida del tratamiento.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Changes in Depressive Symptoms and Impact on Treatment Course Among Hepatitis C Patients Undergoing Interferon-? and Ribavirin Therapy: A Prospective Evaluation – Judith Chapman, Megan Oser, Jill Hockemeyer, Julie Weitlauf, Surai Jones and Ramsey Cheung – Veterans Affairs Palo Alto Health Care System, Psychology Service, Palo Alto, California, USA – The American Journal of Gastroenterology , (9 August 2011) – doi:10.1038/ajg.2011.252

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar