Mejoría de la función cognoscitiva al curar la hepatitis C

1493

Voltar

Diversos estudios sugieren deficiencia cognoscitiva (capacidad de procesar pensamientos) en porcentual considerable de infectados con hepatitis C, antes mismo de llegar al estadio del cirrosis, provocando problemas en la concentración, en la falta de atención, en la memoria, etc..

Estudio publicado en la “Hepatology” realizado por investigadores de Alemania y de Polonia investigaron si la cura de la hepatitis C con el suceso del tratamiento antiviral logra también mejorar las funciones cerebrales. Fueron incluidos 158 infectados con hepatitis C en estudio multicentrico que recibieron tratamiento con interferón pegilado y ribavirina, quiénes fueron evaluados antes del tratamiento y acompañados en su desempeño neurocognitivo en cinco factores seleccionados por un largo período después del final del tratamiento.

Cuando testados después de 12 meses del fin del tratamiento antiviral, los pacientes que obtuvieron la cura de la hepatitis C presentaban mejoras significantes con relación a su desempeño mental en tres de los ítems evaluados, mejorando la memoria, vigilancia y atención. Los pacientes no respondedores al tratamiento no mostraban significativas mejoras en ninguno de los cinco ítems evaluados.

Concluyen los autores que la erradicación del virus de la hepatitis C resulta en mejoras cognoscitivas (mentales) causadas durante el período en el que la enfermedad estaba presente, siendo por tanto condiciones reversibles con la cura y debería, por tanto, ser una indicación de tratamiento de aquellos pacientes que presentan problemas cognoscitivos, independiente de cualquiera que sea el daño hepático o grado de fibrosis.

MI COMENTARIO

Es evidente que la cura de la hepatitis C consigue muchos beneficios al paciente, sea por pasar a tener una expectativa de vida mayor, una mejor calidad de vida, la posibilidad de regenerar el daño causado al hígado y, ahora, hasta recuperando aquellos pequeños problemas mentales para los cuales no encontraba explicación, como pérdida de memoria, dificultad de concentración, olvidos, falta de atención o dificultad hasta para realizar una operación matemática.

El tratamiento puede ser complicado, con efectos secundarios desagradables, pero colocando en la balanza los problemas y los beneficios obtenidos con la cura, no queda a menor duda que vale la pena tratar la hepatitis C cuanto antes, sin dejar empeorar lo cuadro clínico del infectado.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Improvement of neurocognitive function in responders to an antiviral therapy for chronic hepatitis C.Kraus MR, Schäfer A, Teuber G, Porst H, Paul K, Wollschläger S, Keicher C, Scheurlen M. – Hepatology. 2013 Jan 8. doi: 10.1002/hep.26229.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar