Efecto del estrés en la progresión y en el tratamiento de la hepatitis

1270

Voltar

Cualquier tratamiento demorado, como es el caso de las hepatitis, causa ansiedad y estrés.

El sistema inmunológico del cuerpo humano es un verdadero combatiente, protegiendo las personas contra enfermedades e impidiendo que virosis y bacterias asuman el control y arruinen nuestra salud. Pero un enemigo contra el cual el sistema inmunológico no siempre puede luchar de forma eficiente es el estrés.

Estudios mostraron que el sistema inmunológico trabaja debilitado cuando está bajo el efecto del estrés, tornando el cuerpo más vulnerable a resfriados, virosis y otras enfermedades, y aun respondiendo menos al efecto de los medicamentos. Una pesquisa mostró que situaciones graves de estrés amplían en seis veces la chance de sobrevivientes de cáncer de mama tener una reincidencia.

Especialmente en personas adultas, el estrés parece ejercer un papel más importante, pero, hasta para los más jóvenes, hay buenas pruebas de que ocurrencias de resfriados y gripes pueden ser intensificadas por relativamente pequeñas situaciones estresantes de la vida.

Cuando las personas están estresadas, pequeñas alteraciones en la función inmunológica pueden realmente disminuir las posibilidades de cura de la hepatitis. El estrés puede provocar la liberación de la hormona llamada ACTH por la glándula pituitaria. Esa hormona acaba por estimular la glándula supla-renal a liberar otra hormona, llamada cortisona, que adhiere a las células del sistema inmunológico que están luchando contra enfermedades, dificultando su trabajo.

Los estreses de largo plazo, como los relacionados a procesos de divorcio o de acontecimientos traumáticos o durante en el largo período de tratamiento de la hepatitis pueden debilitar mucho la capacidad del cuerpo de enfrentar la infección.

Lamentablemente son raros los médicos que creen que el estado mental puede influir en una enfermedad y en la recuperación del paciente. La relación entre mente y cuerpo es considerada por algunos médicos cual si el estrés y la depresión fuesen un territorio exclusivo de la psiquiatría. Grave engaño por parte de ellos.

Si usted se ha sentido estresado, intente relajar y olvidar los problemas, haga una caminata, respire fondo y pausadamente, procure un amigo para una conversación leve, vaya al shopping o al cine, lea un libro o una revista. Sin embargo, si siente necesidad, no vacile en hablar con su médico o procurar ayuda especializada.

Hable con sus familiares y amigos sobre el problema que está enfrentando. Las personas no pueden leer su mente. No está escrito en su cara que usted está con hepatitis. El apoyo de la familia y de los amigos torna la lucha más fácil. Procure grupos de apoyo a portadores de hepatitis. En su ciudad, debe existir alguno. Caso contrario, intente formar un grupo con otros portadores. Conversar con alguien que está pasando por el mismo problema puede ayudar mucho a ambos.

Procure, si necesario, apoyo psicológico o espiritual. Procure su iglesia o ingrese en una. Está probado científicamente que orar o meditar es altamente relajante y reconfortante, y que activa las defensas del organismo. Procure cualquier tipo de religión, pero procure siempre aquélla que dé paz y confort espiritual para usted. Lea libros de auto-ayuda para absorber actitudes y pensamiento positivos.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar