Muchas personas con otras enfermedades pueden estar infectadas con hepatitis

1845

Voltar

La hepatitis C afecta el hígado, pero también puede estar asociada a diversas enfermedades que afectan otros órganos, no necesariamente el hígado, las cuales en ese caso son denominadas de enfermedades extra-hepáticas. La asociación entre esas enfermedades extra-hepáticas con la infección de la hepatitis C es fuerte el suficiente para que esas personas sean testadas para las hepatitis.

Muchas de estas manifestaciones extra-hepáticas pueden ser agrupadas en cinco tipos: enfermedades de la sangre, perturbaciones auto-inmunes, enfermedades de la piel, enfermedades renales y, enfermedades del comportamiento.

Pero atención, eso no significa que los infectados con hepatitis C vengan a desarrollar esas enfermedades, simplemente que ellas poseen mayor riesgo de desarrollarse en quien es infectado, alertando que muchas personas sin hepatitis C también desarrollan las mismas enfermedades.

– Crioglobulinemia: Es una enfermedad causada por proteínas anormales en la sangre llamadas de crioglobulinas que ocasionan dolores en las articulaciones, artritis, aumento del bazo, inflamación de los vasos sanguíneos en la piel y nervios y enfermedad renal.

– Linfoma No Hodgkin: Éste es un tipo de cáncer que afecta un determinado tipo de célula del sistema inmune como un linfocito. Aunque raro, estudios han mostrado una asociación entre infección por hepatitis C y células del linfoma No Hodgkin. Éste parece ser más común en pacientes con imunocitoma (un tumor maligno de bajo grado con evolución habitualmente indolente) normalmente asociado con crioglobulinemia.

– Hipotiroidismo: Entre otras enfermedades, infectados con hepatitis C pueden tener problemas con hipotiroidismo. Afecta más las mujeres de que a los hombres.

– Síndrome de Sjögren: Provoca falta de salivación, ojos secos y falta de fluido vaginal. Personas con problemas de salivación u ojos secos deben procurar un médico para un correcto diagnóstico, pues no necesariamente podrá ser el Síndrome de Sjögren.

– Púrpura trombocitopenica auto-inmune: Este desorden causas hematomas y sangrados bajo la piel causada por una disminución del número de plaquetas (destruidas por el sistema inmunológico).

– Porfiria cutánea tardía: Esta enfermedad de piel es caracterizada por sensibilidad al sol, piel frágil y formando bollas. Las bollas aparecen en las zonas expuestas al sol, como el dorso de las manos, los brazos y la cara. Aunque no sea claro como la hepatitis C está involucrada, existe una fuerte asociación entre la hepatitis C y la forma esporádica de la porfiria cutánea tardía ya que las porfirinas sobre producidas por el hígado se acumulan en el cuerpo y tornan la piel más sensible a la luz.

– Vasculitis: Ésta es una inflamación de los vasos sanguíneos, qué muchas veces lleva a lesiones pequeñas, oscuras, redondas en la piel. Los síntomas clásicos de la vasculitis, generalmente, son manchas rojas en la piel, sensación de hormigueo o pérdida de la sensibilidad de la región afectada por la vasculitis y dolor en las articulaciones próximas a la región afectada por la enfermedad.

– Liquen plano: se trata de una condición benigna, sin embargo de larga duración y muy incómoda por causa de sus síntomas. Es caracterizada por prurito con manchas azules blanquecinas que forma escamaduras de forma achatada en la piel o en las membranas mucosas que pueden se aglutinar para formar placas mayores siendo normalmente encontradas en la parte interna de los pulsos, piernas, genitales, pican mucho y aparecen simétricamente (en ambos los pulsos, por ejemplo). Esta enfermedad también está asociada a muchas enfermedades del hígado cuando en estadios avanzados.

– Enfermedad Renal: Es un tipo de daño en los riñones que puede ser ocasionado por la hepatitis C.

– Diabetes tipo 2: Existe mayor riesgo en infectados con hepatitis C de desarrollar diabetes tipo 2 que en la población en general.

– Depresión: Depresión y ansiedad pueden estar relacionadas en algunos casos con la hepatitis C, afectando la calidad de vida.

– Resultados anormales en el hemograma: Valores anormales en los resultados de las transaminasas o plaquetas en número abajo del ideal pueden indicar un cuadro de infección por la hepatitis.

RECOMENDACIÓN

En todas esas enfermedades y condiciones relatadas en este artículo los médicos deberían realizar la prueba de las hepatitis.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Hepatitis C: a multifaceted disease. Review of extrahepatic manifestations – Gumber SC, Chopra S. Ann Intern Med 1995; 123:615.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar