Dieta para pacientes con cirrosis

22096

Voltar

Una dieta saludable es útil para quien quiera, pero es esencial si la persona tiene un hígado con cirrosis.

Alimentos como frutas, legumbres, cereales integrales y proteínas de tipos adecuados y en cantidades adecuadas son recomendados, debiendo evitar alimentos grasos, pero existe total prohibición de bebidas alcohólicas.

Dietas ricas en gordura para pueden causar problemas de digestión, sin embargo, es importante no evitar la gordura totalmente porque el cuerpo necesita un suministro diario. Alimentos como nueces, aguacate, peces y algunos aceites vegetales son las gorduras indicadas, siempre con moderación.

Dependiendo del grado de cirrosis, minerales esenciales y las vitaminas K, A, Y y D pueden estar en niveles bajos. Una dieta equilibrada debe suministrar fácilmente las cantidades necesarias. Evite tomar multivitamínicos sin consultar antes su médico.

Resumiendo, la dieta de una persona con cirrosis compensado es prácticamente igual que la de personas sin cirrosis, simplemente se alimentando con moderación y evitando bebidas alcohólicas y alimentos muy grasos.

Existiendo complicaciones de la cirrosis, lo que configura una cirrosis descompensada, cuidado extras deben ser tomados en la dieta:

ASCITIS:

En cirróticos con ascitis, que es el acúmulo de grandes cantidades de líquido en el abdomen, la descompensación es agravada por una dieta rica en sal, por eso los médicos generalmente indican una dieta rigurosa, sin sal, para cirrosis con ascitis. Evite alimentos procesados, congelados o en lata, pues todos contienen exceso de sal.

HIPOGLICEMIA

Personas con cirrosis pueden tener otro problema común, que es la baja de azúcar en la sangre, llamada de hipoglicemia, provocando fatiga, confusión mental y alteraciones en las batidas del corazón. En esos casos la dieta debe estar dividida en pequeñas comidas, frecuentes, incluyendo carbohidratos como panes, masas y arroz.

ENCEFALOPATIA

La encefalopatía es la descompensación más grave en personas con cirrosis, cuando el hígado ya no consigue metabolizar correctamente las proteínas de origen animal como carne, huevos y la suministrada por los porotos. A lo no conseguir procesar las proteínas el hígado produce amoníaco, el cual sobre para el cerebro causando los más variados y peligrosos efectos. Las proteínas son necesarias para el organismo y deben ser consumidas en cantidades pequeñas a partir de fuentes vegetales.

Personas con síntomas de encefalopatía deben procurar atenciones médicas urgentes, pues están en grave riesgo de vida.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar