¿Cómo queda la relación médico-paciente con las nuevas formas de comunicación?

1537

Voltar

El internet revolucionó las relaciones sociales entre los individuos y, la relación médico-paciente no está fuera de ésa situación, que a pesar de aún no estar reglamentada por los consejos de medicina ya es utilizada por muchos profesionales de la salud.

¿Es entonces ser posible qué en la relación médico-paciente exista intercambio de información mediante el Facebook, el WhatsApp y otras mídias similares?

No existe una respuesta directa o simple. El paciente puede pasar un mensaje al médico informando que está con dolor de garganta y el médico responder que puede ser por tal o cual motivo, pero eso es muy diferente del médico poder examinar la garganta y palpar la piel para ver la temperatura, dice el Dr. Toronchik en artículo en la Intramed.

Dice que la relación médico-paciente no es un simple intercambio de información, pero en el mismo artículo él dice que no sabe lo que va a acontecer con las nuevas formas de comunicación como el Facebook y el WhatsApp y que inevitablemente los médicos deberán se acostumbrar en la utilización para después ver lo que podrá pasar.

El artículo coloca también un caso especifico, el de un médico que viaja a un destino donde la conexión a internet es muy precaria. Él solo puede usar el internet en el hotel, por el wi-fi. Cierto día vuelve de la playa, revisa su celular y observa un mensaje de WhatsApp de un paciente diciendo que no estaba pasando bien y tenía sentimientos suicidas. Ese mensaje había sido enviado cinco horas antes. El paciente realmente comete suicidio y después los familiares empiezan acciones legales contra el médico alegando abandono del paciente.

¿El médico en ese caso tiene algún grado de responsabilidad, sea profesional, ética o legal? ¿Qué precauciones deberían ser tomadas por los profesionales de la salud al compartir formas de contacto digitales con los pacientes?

El artículo llamó mi atención por un caso parecido que aconteció con el Grupo Optimismo. Una persona pregunta por e-mail si podemos indicar un abogado para abrir una acción objetivando conseguir los medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C. Informamos tres nombres. El paciente perdió a acción y entonces resolvió nos responsabilizar porque había procurado el abogado por nuestra indicación. Resultado, lamentablemente nunca más indicamos nombres de abogados o médicos.

Resumiendo, todos tenemos que aprender a utilizar con mucha precaución las nuevas formas de comunicación digitales.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 


IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre debe se considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.


Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.


Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.


Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM


El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar