Lo que usted necesita saber cuándo le diagnostican hepatitis C

437

Voltar

No es agradable recibir la noticia de que tiene hepatitis C, esto puede ser impactante y confuso ya que nunca se sintió enfermo ni tuvo ningún síntoma, sin tener idea de cómo podría estar infectado.

Pero respira hondo. La hepatitis C es una enfermedad grave y preocupante que ataca el hígado, pero tenga en cuenta que actualmente hay opciones de tratamiento muy efectivas que pueden curar en unas pocas semanas.

También es importante saber que no estás solo en esta experiencia. La Organización Mundial de la Salud estima que 71 millones de personas en todo el mundo viven con esta enfermedad y la mayoría aún no sabe que está enferma.

Es natural tener muchas preguntas sobre qué significa la hepatitis C para su salud y su vida y qué esperar después del diagnóstico.

La hepatitis C es una infección causada por un virus que inflama el hígado. Se llama el asesino silencioso porque rara vez muestra síntomas después de la infección.

Es probable que le hayan diagnosticado al realizar una prueba de anticuerpos (Anti-HCV), hoy en día es muy común hacerlo rápidamente, con una gota de sangre extraída de la punta de su dedo. Pero un resultado positivo no indica que está infectado, el resultado solo indica que en algún momento de su vida tuvo contacto con el virus de la hepatitis C.

En este punto, es obligatorio realizar una nueva prueba, llamada RNA PCR, también conocida como carga viral, que confirmará si la infección está activa. En aproximadamente el 30% de los casos, el resultado será indetectable y no usted no está infectado con hepatitis C.

Pero como en el 70% de las personas la prueba confirmatoria del virus será detectable, la infección está activa y progresa para causar inflación en el hígado, desarrollar fibrosis y, si no se trata, evolucionar a cirrosis y cáncer de hígado.

Por lo tanto, en este punto es necesario tratar la hepatitis C, de lo contrario, el duro trabajo que realiza el hígado con todo lo que usted come, bebe o incluso respira se metabolizará de manera deficiente, perjudicará la producción de proteínas, filtrará mal la sangre y fallará para proporcionar todo lo que el cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Cómo y dónde tratar la hepatitis C

Se requieren varias pruebas antes del tratamiento, todas las cuales se explican en el Consenso de Tratamiento de cada país que el médico debe seguir.

Las pruebas obligatorias antes del tratamiento son importantes para conocer el estado del hígado del paciente. Las personas con mayor daño hepático que ya tienen cirrosis corren el riesgo de complicaciones, por lo que deben ser tratadas por médicos altamente capacitados, que generalmente son hepatólogos y necesitarán un seguimiento a largo plazo después del tratamiento.

El tratamiento es simple, con píldoras de ingestión oral, con efectos secundarios mínimos o nulos, todos pueden completar el tratamiento que, según el caso, se realiza en ocho o doce semanas. En algunos casos, el tratamiento puede durar hasta veinticuatro semanas.

Los estudios muestran que, en la mayoría de las personas infectadas, la tasa de curación es del 98% al 99% de las personas infectadas. Pocos, especialmente aquellos con cirrosis, es que la posibilidad de curación es ligeramente menor, pero siempre superior al 90%.

Cuidado con los medicamentos, las vitaminas y los suplementos a base de hierbas.

Algunos medicamentos, vitaminas, hierbas y suplementos que usted pueda estar usando, incluidos algunos muy comunes, pueden interferir con su tratamiento, por lo que es importante que informe a su médico sobre todos los demás medicamentos que está tomando. El médico revisará la página https://www.hep-druginteractions.org/  para ver las posibles interacciones farmacológicas de los medicamentos que está tomando y, por lo tanto, le indicará el mejor tratamiento para la hepatitis C.

Viviendo con hepatitis C

La hepatitis C es una enfermedad transmitida por la sangre, por lo que es perfectamente seguro compartir una bebida o besar a alguien. No puede transmitir la infección de esta manera.

Para evitar infectar a otra persona, le recomendamos que haga lo siguiente:

No comparta cepillos de dientes o maquinillas de afeitar con otras personas.

No use drogas intravenosas.

Use un condón durante las relaciones sexuales.

Evite las relaciones sexuales durante la menstruación.

Si tiene hepatitis C, también es importante evitar sobrecargar el hígado con drogas y alcohol.

No existe una dieta específica para la hepatitis C, pero es bueno mantener una dieta saludable para que su hígado funcione lo mejor posible.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar