Los nacidos entre 1945 y 1965 tienen una alta probabilidad de tener hepatitis C

600

Voltar

Aproximadamente uno de cada treinta individuos nacidos entre 1945 y 1965 está infectado con hepatitis C. El 75% de las personas infectadas con hepatitis C nacieron entre 1945 y 1965.

La hepatitis C se descubrió en 1989 y las pruebas de detección en bancos de sangre comenzaron a usarse en 1992/1993. Las personas que recibieron sangre antes de 1993 pueden estar infectadas con hepatitis C.

En las décadas de 1960 y 1980, años antes de los estándares actuales de bioseguridad y control de infecciones en el entorno sanitario, la transmisión del virus de la hepatitis C, ya sea por equipos médicos contaminados o por contacto con productos sanguíneos contaminados, condujo a la propagación de la hepatitis C.

Aunque incluso en estas décadas lejanas puede parecer extraño haber tenido contacto con suministros médicos contaminados, los números muestran lo contrario, ya que la esterilización y la limpieza de los instrumentos médicos eran precarias.

A pesar de la baja posibilidad, el virus también se puede transmitir a través del contacto sexual, con una incidencia mucho mayor de riesgo de transmisión en esa época, cuando los condones rara vez se usaban durante las relaciones sexuales.

Como la mayoría de los casos de infección por hepatitis C no muestran síntomas, la única forma de diagnosticarlo es realizar una prueba anti-hcv. La prueba mide la presencia o ausencia de anticuerpos contra la hepatitis C en el torrente sanguíneo. Un resultado negativo o no reactivo significa que no hay infección actual de hepatitis C.

Un resultado positivo o reactivo significa que la persona examinada estaba infectada con hepatitis C en algún momento de la vida, pero no necesariamente indica una infección con el virus. Un resultado positivo necesariamente requiere una prueba de carga viral para identificar si el virus está activo o no en el torrente sanguíneo. Los que tienen una infección de hepatitis C pueden no tener ningún síntoma, pero el virus puede afectar al hígado, ya que es una causa importante de cirrosis y cáncer de hígado.

La infección por hepatitis C también puede aumentar la incidencia de problemas en los riñones, enfermedades cardíacas y diabetes. Si la infección se detecta temprano, mediante pruebas de detección antes de los síntomas, las terapias antivirales pueden curar en dos o tres meses hasta el 95% de los pacientes.

Carlos Varaldo
www.hepato.com
hepato@hepato.com 

IMPORTANTE: Los artículos se encuentran en orden cronológico. El avanzo del conocimiento en las pesquisas puede tornar obsoleta cualquier colocación en pocos meses. Encontrando colocaciones diversas que puedan ser consideradas controversias siempre es importante considerar la información más actual, con fecha de publicación más reciente.

Carlos Varaldo y el Grupo Optimismo declaran que no tienen relaciones económicas relevantes con eventuales patrocinadores de las diversas actividades.

Aviso legal: Las informaciones de este texto son meramente informativas y no pueden ser consideradas ni utilizadas como indicación médica.

Es permitida la utilización de las informaciones contenidas en este mensaje si se cita la fuente: WWW.HEPATO.COM

El Grupo Optimismo es afiliado a AIGA – ALIANZA INDEPENDIENTE DE GRUPOS DE APOYO

Compartilhar